Editorial / Agosto 12 de 2017 / Comentarios

Salvar los parques

Con la implementación del Código de Policía se espera que los sitios públicos sean retomados para el disfrute de la ciudadanía. La sensibilización es a su vez fundamental.

No puede suceder que mientras a algunos ciudadanos les aplican con rigurosidad las sanciones contempladas en el Código de Policía, a otros se les permite ir por las calles sin ‘Dios ni ley’ apoderándose de espacios públicos de la ciudad que son de todos.

De acuerdo con reportes de las autoridades, del 1 al 8 de agosto del presente año se expidieron 65 comparendos en Armenia, en la aplicación del Código de Policía, el que propende por brindar una serie de normas para la consecución de la sana convivencia.

La herramienta es útil para labores como las que reclama la sociedad de recuperar lugares que son para el disfrute de todos, como es el caso de los parques de la ciudad. La semana que termina, LA CRÓNICA publicó un informe de un sitio que es apreciado por los armenios, no obstante evidencia deterioro y manifestaciones sociales que no permiten acceder al mismo, porque la delincuencia y el consumo de estupefacientes se hacen presentes.

El parque Valencia de Armenia, ubicado en pleno corazón de la ciudad, es observado desde la distancia por la comunidad, porque en los últimos años quienes se adueñaron de sus bancas, zonas verdes y plazoleta son la indigencia, las basuras y los consumidores de sustancias alucinógenas.

Durante el día, el parque luce desolado, con pocas personas y en horas de la noche se invade por los consumidores, fenómeno que se desprende del microtráfico que lesiona a la municipalidad.

Se han ejecutado esfuerzos en la actual y anteriores administraciones, empero el problema persiste. La comunidad consultada por el diario reclamó mayor presencia de la Policía, a la vez que solicitó intervenciones para recuperar la infraestructura y el amoblamiento urbano que se encuentra en mal estado.

“Decir que uno se va a venir para este sitio con la familia o con los hijos es algo impensable. Jamás traería a mis niños a este lugar. Hay personas que se apoderaron del parque y que no son un buen ejemplo para las futuras generaciones”, señaló Miguel Mosquera, un cuyabro que lamentó el estado actual del parque Valencia, declaración que resume lo expresado por otros conciudadanos.

La administración municipal anunció intervención al sitio, como parte de un plan que contempla la recuperación de las zonas verdes y pulmones de la capital quindiana, no obstante recalcó que por el momento entidades como EPA y otras ejecutan acciones para mantener limpio el lugar, labores que son infructuosas a raíz del fenómeno y la falta de cultura ciudadana, la cual es la reiterativa causa de las falencias en materia de ciudadanía.

El parque Valencia se construyó en la década de los 60 cuando Humberto Cuartas Giraldo fue alcalde de la ciudad. Es por su ubicación, un pequeño ‘oasis’ en medio de las moles de cemento, pero por los problemas descritos su aporte es más para incrementar la percepción de inseguridad de los habitantes que realmente un escenario para el esparcimiento y el compartir en familia, como fue el propósito al momento de su construcción.

Es urgente que las intervenciones se realicen en acompañamiento de la alcaldía, sus despachos, y la Policía, además con la comunidad, que ostenta en la Sociedad de Mejoras Públicas, SMP, un elemento de experiencia en el manejo de parques, en la tarea de que los ciudadanos se apersonen del sitio y lo ayuden a proteger. Bien se ha dicho que solo con cultura ciudadana y sentido de pertenencia, se pueden lograr resultados permanentes y que los habitantes asuman el deber de proteger lo público.

El ejercicio de la autoridad con juicio coadyuva a reducir la percepción de inseguridad en el municipio, fenómeno que se ha convertido en la mayor preocupación de la sociedad, no solo en Armenia sino en el país, porque el ciudadano de a pie se siente acorralado por la delincuencia. Con acciones conjuntas y compromisos, podemos salvar nuestros parques. Pasemos de los anuncios a los hechos, porque Armenia no puede tener zonas vedadas.

Temas Relacionados: Editorial Parques Denuncia

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados