Jueves, 17 Oct,2019
Opinión / AGO 14 2019

Sí, Gonzalo, pero…

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Quienes por fuerza algo conocemos de antecedentes electorales, discurrir administrativo y protagonismos políticos de Calarcá durante las últimas décadas, no tenemos dudas acerca de las calidades profesionales, exitosos desempeños en cargos públicos de responsabilidad e integridad personal del economista calarqueño, Gonzalo García Rivera, hoy candidato por una amplia coalición de partidos y movimientos a la alcaldía municipal de su ciudad natal.

De él puede afirmarse sin temor a errar: es el mejor candidato de la actual plantilla y uno de los mejores en el recuento total de aspirantes al cargo desde la instauración de elecciones populares. Hace algo más de dos décadas, García puso a consideración su nombre para el primer cargo local, contando con el apoyo del entonces alcalde, Óscar Iván Sabogal, quien lo tuvo en su nómina como gerente de las Empresas Públicas de Armenia. No resultó elegido en la ocasión; sin embargo, durante el lapso ahora concluido desempeñó cargos oficiales y privados en instituciones como, Uniquindío, universidad La Gran Colombia, entes adjuntos a las administraciones de Armenia y Calarcá, en los cuales siempre brilló con eficacia y claridad ética. El acumulado de experiencias y los resultados obtenidos representan, para suerte de Calarcá y el Quindío, un inmejorable palmarés en su aspiración a la alcaldía municipal de la Villa. Un plus nada marginal en el presente empeño electoral, es la también admirable carrera pública de su esposa, Luz Mary Rodríguez Arias, exalcaldesa de La Tebaida en dos ocasiones y funcionaria oficial de alto nivel en varios periodos e instituciones.
Expuestos sus más relevantes méritos, debemos advertir —lealtad ciudadana de por medio—, el desagrado de muchos de los posibles activistas y votantes, respecto a buena parte del entorno político próximo al candidato. Figuran allí personas de recordación ingrata para la comunidad local por oscuras ejecutorias que en el pasado reciente sumieron a Calarcá, a su andamiaje administrativo, en un periodo de inestabilidad, de vergüenza y oprobio. De manera seguramente inconsulta, posan hoy de promotores, de “propietarios” exclusivos de la candidatura García, tendiendo sobre esta un velo gris oscuro, transformable en peligroso trastabille. Marcar distancias respecto a vicios politiqueros, conviene al candidato y favorece a Calarcá. Sería del todo insensato arriesgar el ya por sí incierto futuro del municipio, reinstalando en su administración a la codiciosa camarilla que confundió gobierno con gestoría de negocios.
El interés común en comicios democráticos, se orienta a elegir los mejores para conducir al colectivo social hacia la pacífica y creativa prosperidad. A los próximos alcaldes del Quindío, les esperan retos insospechados; realidades ominosas, dinámicas poblacionales cambiantes; en cada debate electoral aspiramos a acertar en beneficio colectivo; no obstante transitamos de fracasos en fracasos sin vislumbrar luces al final de nuestros túneles. Respetuosa sugerencia al candidato: practique un principio de buen gobierno, escuche con atención al habitante raso de su municipio. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net