Editorial / Febrero 04 de 2011 / Comentarios

Violencia y pobreza

Basta una mirada a los hechos criminales —los homicidios de los últimos años en el Quindío— para encontrar que en algunos casos las víctimas han sido prestamistas a quienes se pagan intereses escandalosos. Los del gota a gota por ejemplo.

En el Quindío se volvió “negocio” la usura; prestar plata es una práctica abusiva que arruina especialmente a los pobres y que tima en términos generales a todo aquel que en circunstancias tormentosas de su economía acude a los usureros, aquellos que sin ningún escrúpulo prestan dinero por el que se tienen que pagar excesivos intereses. Ese es el mayor delito entre los que se cometen de forma leonina por la usura que no tiene corazón.

A los medios de comunicación acuden diariamente personas que cuentan historias increíbles. Cuadros dolorosos, definitivamente conmovedores, episodios en los cuales el usurero pone a sufrir a los usuarios de sus préstamos criminales; lo hacen sin medir consecuencias, sin la menor precaución, sin tener en cuenta el mal que causa, el atropello que comete, la contravención que hace a las leyes de la República y sin reflexionar. Quien tima de esta manera no parece entender que engaña, que le quita a los necesitados, que les roba a los pobres, que está, cuando menos, haciendo las veces de vulgar engañador.

Las autoridades judiciales del Quindío, el CTI de la Fiscalía, el Departamento Administrativo de Seguridad Das, La policía, La Sijin, todos los servicios de Inteligencia del Estado han trabajado en campos de la investigación para establecer el origen de muchos crímenes en la región. Hay estadísticas que indican cómo en el Quindío las vendettas entre gentes del narcotráfico y particularmente del microtráfico han sido causales de numerosas muertes consignadas en las estadísticas criminales de la región. Sin embargo, los casos en los que han muerto prestamistas asesinados por sicarios y que han causado alarma entre la comunidad, han pasado por alto. Poco se ha sabido del resultado de las investigaciones, de los trabajos de inteligencia judicial para determinar el origen de esos crímenes.

La usura ha causado pobreza y violencia y sobre estos episodios poco más han dicho las autoridades. Nos hemos quedado en la noticia, en los titulares de la página judicial y en las informaciones de policía que difunden medios distintos a la prensa escrita. En el Quindío, obviamente nuestras páginas, las de La Crónica han dado cuenta de algunas de estas muertes. No ha sido una vez, ni dos, son varios los casos noticiosos registrados en la página judicial bajo el título: “Asesinado prestamista” o “matan a prestamista en extrañas circunstancias”. Los antecedentes que revelan en la región versiones callejeras contra personas dedicadas a la usura, ponen en evidencia una situación rara de la que se desprende que los usureros han causado pobreza y violencia contra ellos mismos.

La situación debe conducir a las autoridades a que se investiguen los casos de timadores que se desempeñan en el mercado de la usura y que han despojado de modestos bienes a personas muy pobres; investigar los asesinatos contra los prestamistas para que se establezca si las razones han sido la venganza o el desquite, no otra cosa que la forma de compensar a alguien por una pérdida, por un engaño o por un hecho que finalmente lleva a alguien a cometer actos criminales para desquitarse de una ofensa o engaño.

La situación en el Quindío es grave porque la usura va en aumento y funciona en todos los municipios del departamento. En nuestros pueblos no operan servicios alternativos del sistema financiero, pero en casi todos los municipios está el prestamista listo para “ayudarle al necesitado”, dispuesto a prestar dinero a unos intereses asombrosos, tan extremadamente altos que definitivamente configuran crímenes o delitos financieros que no se sancionan por la ley y que promueven otro faltas criminales, tan graves o más, porque cuando es con la vida que se paga o se cobra, las situaciones sociales empeoran en cualquier sociedad. Cuadros de pobreza y violencia están a la vista en la región.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2014 todos los derechos reservados