Martes, 18 Sep,2018

Opinión / AGO 01 2018

A dar ejemplo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Este semestre comienza la actividad electoral en la universidad del Quindío y continúa aproximadamente diez meses: elección del consejo superior en este año y luego, hacia mayo de 2019, lo correspondiente a autoridades académico-administrativas.

Es imperativo que todos los aspirantes y sus seguidores gocen de las mismas garantías y quienes en este momento ostentan deberes en los que exista la posibilidad de reelegirse para otro periodo no deben, bajo ninguna circunstancia, actuar de manera poco clara aprovechando el tener alguna ventaja por la autoridad que hoy ejercen y el sutil pero obvio temor de sus ‘gobernados’ a perder el respaldo e incluso la oportunidad de trabajar, de tener un contrato o de ser respetado y apoyado en su labor actual.

La dignidad de alma mater, no es simplemente un tema semántico: nuestra institución tiene toda la preexistencia y el honor y debe cuidarse con recelo. Jamás la ciencia remplaza la calidad humana, son complementarias, y los que han de ser reelegidos, que lo logren como un reconocimiento a su labor e integralidad; los que sean elegidos, igualmente que lleguen al triunfo en franca lid. Cualquier tema que se separe de este encuadre debe ser enfrentado, pues los quindianos tenemos que defender a la universidad y no permitir de ninguna manera que se politice o se ahogue en las viejas y absurdas costumbres clientelistas y politiqueras. Siempre, en estos procesos, aparecen todo tipo de intereses: unos válidos y loables y otros oscuros y egoístas. Se presentan rencillas, faltas de respeto, manipulación, desinformación y amenazas. Esperemos que nuestra universidad dé ejemplo de rectitud, unidad y mucha claridad y no, que después de elecciones tengamos que soportar círculos de poder, directivas agresivas, amenazantes y ‘vengativas’ llevando a la polarización y escisión, producto de los inadecuados métodos humanos.

Este escrito está motivado porque a tono con el clamor general de cuidar las instituciones, que aún no han sucumbido en la politiquería, es importantísimo blindar a nuestra querida universidad, siquiera de las intenciones non sanctas que puedan acecharla, de tal manera que todo proceso tenga la altura, el acatamiento y las mínimas garantías más allá de lo meramente legal: el rector y el consejo superior tienen en este momento una oportunidad de solicitar se dé espera a que pasen las elecciones, para dar paso a cualquier asunto que promueva desvincular personal o abrir concursos para cargos administrativos. No es el momento de hacer esas cosas porque es época de elecciones y entonces el tema debe ser de espíritu, de actitud, para que no quede la más mínima sospecha de que se está gestando una cuidadosa y estratégica componenda. Es lo que merecemos. 

[email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net