Miércoles, 20 Mar,2019
Opinión / DIC 30 2018

A manera de balance II

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En el anterior artículo quedó claro, según mi opinión, que lo más destacado fue que un porcentaje muy grande de ciudadanos colombianos apoyó candidatos a la presidencia, diferentes a los de los partidos adeptos al gobierno. El rechazo a la corrupción, nunca antes manifestado por cerca de 12 millones de colombianos. El contundente movimiento estudiantil universitario, que logra arrancarle al gobierno nacional un positivo acuerdo en favor de una educación pública-gratuita y de alta calidad. Y finalmente la destacada actividad de las bancadas de la oposición, especialmente en la lucha anticorrupción.

Destacaba también como negativo los meses iniciales del gobierno de Iván Duque, al nombrar como ministro de Hacienda a Carrasquilla a quien el país tiene claro que ha sido un corrupto, y haber aprobado la mal llamada ley de Financiamiento, que no es más que una burda reforma tributaria que favorece a los más ricos y golpea a los sectores medios y pobres de la población; y para completar impone un ridículo aumento del 6% al salario mínimo.

Todo el mundo sabe que durante la campaña presidencial planteó que no estaba de acuerdo con un IVA del 19% y que subiría los salarios y bajaría los impuestos. Pero además aseguró que podía gobernar sin mermelada y acaba de aprobar en el presupuesto nacional, que el 20% lo manejarán los congresistas, o sea las bancadas que apoyan su gobierno.

El caso del fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, es algo que los colombianos del común repudiamos en la medida en que se van conociendo más aspectos de lo que él sabía de los sobornos de Odebrecht y el grupo Aval, desde mucho antes de ser fiscal y cómo llega a ese cargo a tratar de tapar el escándalo en que estaba implicado su amigo Luis Carlos Sarmiento Angulo, así como el nombramiento del procurador general de la Nación, que 8 días antes de ocupar el cargo, era también empleado del señor Sarmiento. Por algo tanto el procurador como el fiscal proponían que se nombrara un fiscal ad hoc, y no la renuncia del fiscal general que era lo que se esperaba y no se hizo. Todo esto influye grandemente en la impopularidad del presidente.

No puedo dejar de tocar en este balance, la situación de corrupción en el Quindío. Ya son muchas las personas implicadas en los escándalos de valorización de Armenia y del cartel de la contratación de la gobernación de Sandra Paola Hurtado. Y quedan muy mal librados los partidos que han manejado los destinos de Armenia y el Quindío. El Quindío está asqueado de esta situación y por eso se abre paso la necesidad de conformar una gran coalición con todos los sectores sociales y políticos del departamento, que recoja esa gran inconformidad y se proyecte para las elecciones de 2019.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net