Miércoles, 18 Sep,2019
Opinión / MAY 21 2019

Abejas en peligro de extinción

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Se celebró ayer el día mundial de las Abejas, y de acuerdo con estadísticas de la Federación de Apicultores, Colombia genera mensualmente más de 300 toneladas de miel de alta calidad y su producción va en aumento, eso es cierto, pero lo que no revela el informe del presidente de Fedeabejas, Fabio Diazgranados, es el acelerado aniquilamiento de estos polinizadores como consecuencia de la utilización descontrolada de agroquímicos y pesticidas; basta con mirar nuestra realidad: el departamento del Quindío ha perdido en los años más recientes por lo menos mil 600 de las 3 mil quinientas colmenas registradas, debido a la utilización inadecuada de plaguicidas, que afectan tanto a las abejas silvestres como a las utilizadas en actividades productivas.

Por eso, al referirnos a las abejas debemos abordar el tema en varios escenarios, de un lado la actividad productiva para generar miel con fines comerciales y empresariales.Allí, de acuerdo con la normativa vigente, le corresponde al Instituto Colombiano Agropecuario ejercer los controles pertinentes para que los agroquímicos y las cantidades que se utilizan correspondan con lo permitido; pero esa labor de control a cargo del ICA Quindío, es famélica y negligente, por falta de personal según su exdirector Narcés Aguirre. Lamentablemente igual ocurre en otras actividades agrícolas donde el ICA nunca hace presencia. Según estudios científicos, algunos plaguicidas, herbicidas y agroquímicos altamente tóxicos debilitan a las abejas melíferas por lo que se hacen más sensibles a infecciones y parásitos que las matan; además la agricultura industrial absorbe a los grupos de polinizadores que sufren la destrucción de su hábitat natural justamente por las prácticas intensivas descontroladas, como los monocultivos de aguacate hass, café y tomate entre otros. Queda la duda si los encargados de controlar la producción agrícola y de la protección de la biodiversidad, desconocen la influencia de las abejas para el equilibrio del medio ambiente, no solo por los procesos de polinización, sino porque con su labor las abejas son determinantes para la producción agrícola eficiente; o simplemente no les interesa el tema, pues resulta obvio que, estas graves amenazas para las abejas y otros polinizadores, se pueden mitigar si desde la secretaría de Agricultura del departamento, las Umata de los municipios y el propio ICA, toman en serio y con responsabilidad sus funciones, y se deciden a fomentar actividades agrícolas basadas en la biodiversidad con multicultivos ecológicos, que protejan con recursos florales a los individuos polinizadores, restringiendo y regulando la utilización de sustancias químicas peligrosas tanto para las abejas silvestres, como las utilizadas con fines productivos, eso no tiene ningún misterio. Un dato de interés para los ‘genios’ de la administración pública, que se entregaron sin reservas al aguacate hass, sin la polinización entomófila, aproximadamente un tercio de los cultivos que consumimos podría desaparecer. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net