Sabado, 24 Ago,2019
Opinión / FEB 25 2019

Administrar escasez

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Mucho me temo que quienes creen hoy en la posibilidad de ganar las próximas elecciones desde partidos y movimientos alternativos, excluyendo a los simpatizantes y militantes de los demás sectores políticos, muchos no comprometidos con la corrupción, parten de la base arriesgada de creer que los recientes resultados electorales del Quindío, como la consulta anticorrupción, o las elecciones con Petro y Fajardo o la de Mokus, donde se lograron altas votaciones, se pueden transvasar automáticamente a los resultados regionales o municipales.

A pesar de la satisfacción que produjeron esos resultados, que auguran seguramente que lo mejor está por venir, no se pude pretender que en departamentos como este, tan sometidos políticamente a las estructuras tradicionales de poder, la gente se vaya volcar de la misma manera a respaldar candidatos de renovación a gobernaciones y alcaldías. Lo advirtió, entre otros, Jorge Iván Ospina, cuando decía que el Eje Cafetero, además de las maquinarias, cuenta con una fuerte preponderancia de sectores conservadores, reacios seguramente a propuestas de cambio.

Otro aspecto a tener en cuenta, para evitar la amnesia selectiva, que tanto nos ha costado, es magnificar los logros nuestros y subvalorar las ventajas de los otros, es la escasez del recurso electoral, por llamarlo de alguna manera: las maquinarias, el dinero, la estigmatización de las propuestas nuevas y sobre todo la apatía del grueso de la ciudadanía a tomar decisiones a la hora de decidir en las elecciones.

Veamos, en el Quindío en 2015, de un potencial electoral de 451.389, votaron por los dos candidatos a gobernador 230.917, es decir, solo el 51%. De ese porcentaje, 126.803 votaron por el actual gobernador, quien se consideraba, en ese entonces, el candidato de la renovación con un 28%, frente 103.917 por la candidata del continuismo —23%—. En cuanto a alcaldía de Armenia, de un potencial de 245.103, solo votaron 119.987 por los dos candidatos —48.9%— y de ese porcentaje Carlos Mario Álvarez logró 71.002, es decir el 29%, y Juan Manuel Ríos 48.985, que corresponde al 19.,9% de esa elección. 

En suma, del potencial de quindianos que podían votar en el 2015 solo lo hicieron por el actual gobernador el 28% y, de un total de 245.103 armenios solo votaron por el alcalde electo el 29%. Entonces de cada 100 quindianos que podían votar en el 2015, solo 28 y 29 lo hicieron por el gobernador y el alcalde elegidos respectivamente. Si estos eran los candidatos del cambio y la renovación frente a los de la locomotora oficial hay que decir que los resultados fueron muy modestos.

De manera que necesitamos hacer de la necesidad, una virtud, aprender, como los griegos hace 2000 años, a aprovechar al máximo las magras provisiones y administrarlas con sensatez. El recurso electoral es escaso y la mejor manera de aprovecharlo es reunir a todos los no comprometidos con la corrupción, dejando de lado intransigencias fundamentalistas. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net