Lunes, 19 Nov,2018

Opinión / MAR 27 2017

Agua

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El día internacional del Agua ocurrido el pasado martes 21 de marzo, instituido por las Naciones Unidas, pasó sin pena ni gloria, con más pena probablemente. Al igual que el aire, el fuego y la tierra, el agua es un elemento fundamental para la vida en el planeta. De hecho, uno de los objetivos de las misiones espaciales es detectar la presencia del agua, lo que presupondría la existencia de vida. Si nos falta el aire, no podemos respirar y morimos. Cualquiera de nosotros puede haber experimentado en su vida un episodio de asfixia. Si nos falta el fuego no nos alimentamos; y si es la tierra no podemos cultivar o pastorear o asentarnos. Los extremos de sequía o inundación, frío o calor, incendio, contaminación ambiental, aridez y así otras manifestaciones del desbalance de los elementos anotados causan un total desequilibrio en la vida de las personas y de las regiones.

Ocurre que nos enteramos de todo esto pero seguimos indiferentes frente a la crisis ambiental y sostenibilidad futura del planeta. Sabemos que siguen desapareciendo especies, el deshielo se acelera, el nivel del mar se eleva, la deforestación avanza, los fenómenos de ‘El Niño’ y ‘La Niña’ se tornan más severos, la cota mínima para los cultivos se incrementa, la producción de alimentos no alcanza para toda la humanidad, la disposición de la basura es caótica y sus prácticas de recolección son antiecológicas. A pesar de todo ello, no avanzamos en nuestro propio proceso de tener una mirada más benevolente con la naturaleza.

Es inconcebible que en nuestro departamento la autoridad ambiental, CRQ, no se haya percatado de la importancia de este día. Es como si no fuera de su ámbito de acción. Está presta para ejercer autoridad de nimiedad, pero lo realmente transcendental para su rol lo deja al lado. ¿Cuántos problemas ambientales estamos experimentando en el Quindío y qué estamos haciendo?, son apenas dos interrogantes para cuestionar las ejecutorias de la corporación regional. Desde la cordillera Central hasta las riberas de La Vieja y Barragán hay todo un territorio para ejercer presencia. Que pesar, está ausente. Perdón, que pesar con la naturaleza.

[email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net