Martes, 17 Sep,2019
Opinión / FEB 28 2019

Aguas arriba

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hasta hace poco se le explicaba a los estudiantes que todo está en continuo cambio usando el aforismo 91 del sabio Heráclito: “No se puede sumergir dos veces en el mismo río”.

Con la tala de bosques primero, luego la contaminación de las aguas, y después la desaparición acelerada de los ríos, se ha dado un cambiazo obligando a modificar el aforismo: “Muchos no se bañan dos veces en la misma ducha” para expresar que el agua como derecho de las comunidades desapareció y ahora bañarse es un privilegio que cuesta demasiado dinero.

También, en el argot popular se dice: “A nadie se le niega un vaso con agua”, frase hecha para manifestar que el líquido es un bien común y que no tiene dueños. Pero, como van las cosas habría que modificar también este adagio por uno que diga: “A nadie se le niega un vaso con gaseosa”.

¿Qué ha pasado? Que astuta y lentamente unos grupos de poder a través de la publicidad se han ido apoderando del vital líquido delante de los ojos de quienes lo requieren. Un caso lo ilustra El Espectador —2019— en su página judicial con el titular: Postobón vs. Corficolombiana por un manantial de agua. Nos dice la redacción del periódico que: “Gaseosas Lux demandó a la sociedad Coviandina, pues alega que la construcción de un túnel en la vía al Llano afectará la fuente hídrica de donde se saca el agua de la marca Nacimiento”.

Si el agua es un bien común, ¿por qué una empresa se apropia de un recurso público para empacarlo en recipientes plásticos y venderlo con la marca Agua del Nacimiento? Publicitada ahora por afamados cocineros en los restaurantes de lujo, sin que las autoridades intervengan y sin que los ciudadanos afectados protesten.

Ya antes, gracias a la ceguera de los consumidores, los publicistas, con su capacidad de argumentación falaz, pudieron cambiar sus costumbres haciéndoles creer que era más natural una manzana Postobón que una que pende de la rama de un arbusto. Igualmente están logrando seducirlos con la supuesta pureza del agua embotellada que la vertida por un manantial. 

Entonces, la palabra río pasará a ocupar el lugar de una nueva metáfora en la jerga popular como lo son: casa, nevado, bosque, cóndor, honradez, humildad, político, aíre, agua limpia, etc.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net