Domingo, 23 Sep,2018

Opinión / JUN 20 2011

Al rescate ético de Armenia

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Conocida como la ‘Ciudad Milagro’, Armenia, la capital del Quindío, ingresó a la segunda década del nuevo milenio —da tristeza decirlo—, con severos lastres de descomposición, incertidumbre y crisis; desgarrada por erráticas decisiones políticas, la sociedad que habita esta capital se ha convertido en espectadora pasiva de los acontecimientos públicos al delegar el poder nominador de sus autoridades en un puñado de dirigentes y contratistas cuyas expectativas están cifradas en el lucro personal y el egocentrismo empresarial.

Ahora, no sólo es visible un acumulado de 30 años de atraso cultural y urbanístico (que la mal llamada reconstrucción, no superó) sino su prolongada interinidad administrativa, dado que sus principales autoridades han sido objeto de sanciones disciplinarias y judiciales, los dos últimos alcaldes destituidos y uno de ellos en la cárcel.

Sin duda, en esas patologías administrativas, hay una corresponsabilidad de los agentes nominadores, que postulan e inscriben al respectivo candidato que así deja de ser un servidor público y se convierte en un subordinado de los intereses corporativos de quien le otorga o le tramita el aval, que en Armenia casi siempre es el mismo clan de apostadores articulado a carteles mafiosos. Por su déficit de ciudadanía Armenia pasó, en breve lapso, de la lozanía a la decrepitud, sin que nadie se opusiera.

La crisis de legitimidad de la mayoría de movimientos locales y partidos políticos (especialmente el Liberal liderado por uno de los socios del chance, y empresario electoral, cuya hija tiene el aval liberal a la alcaldía) traducen su incapacidad para construir ciudadanía e impulsar un proyecto urbano sostenible que rescate la ciudad y, desde luego, al conjunto de la sociedad local hacia rumbos propositivos.

Naturalmente no se puede descartar allí la responsabilidad de quienes se abstienen de participar en el proceso electoral pues, con su indiferencia, les abren espacios a quienes observan los bienes públicos como un botín, situación que finalmente se representa en el encarecimiento de los servicios públicos y la venta a menos precio de los activos públicos.

Ante tal cuadro de crisis un importante grupo de ciudadanos, ex magistrados, ex gobernadores e intelectuales y artistas, ha considerado indispensable llamar la atención de los/as ciudadanos/as que participan de la tesis ética de reinventar una ciudadanía responsable y rescatar la administración pública como un bien meritorio de todos, para seleccionar un candidato que se proponga movilizar las fuerzas vivas hacia un proyecto de desarrollo socio-productivo, de organización social y de generación de conocimiento, en función del bienestar general.

Al analizar la baraja de actuales candidatos, la evaluación de sus capacidades y su probidad, sobresalió el nombre del periodista e historiador Miguel Ángel Rojas Arias, tanto por su experiencia y su hoja de servicios a la cultura y a la ética de la sociedad quindiana, sumadas a su capacidad intelectual para pensar la ciudad, como el ciudadano que reúne las mejores cualidades. Será una garantía para que los recursos públicos sean de verdad sagrados y la moral administrativa se convierta en el emblema de la ciudad.

Respaldar a Miguel Ángel Rojas es un acto de fe en los destinos de la ciudad no sólo por sus indiscutibles méritos personales e intelectuales, sino porque su proyecto de ciudad, que tiene amplia identidad con principios éticos y conceptos urbanísticos modernos, es la mejor salida para una ciudad que perdió su norte ético y se corrompió hace varios años. Pensar la ciudad es pensar en el futuro de los seres que la habitan.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net