Martes, 13 Nov,2018

Opinión / JUL 09 2018

Armenia sin megaobras

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hace algunos días leí en LA CRÓNICA el anuncio del secretario de Infraestructura, Álvaro José Jiménez Torres, sobre la realización de 5 importantes obras en la ciudad, a saber: el parador de taxistas, el centro de Zoonosis, la remodelación de los CAI, el reparcheo de la vía hacia Montenegro y la Plaza Campesina, todas con una destacada inversión.

El tema es relevante pero no corresponde a las grandes obras que necesita la capital, de las cuales mucho se habla pero no se dan los pasos necesarios para los diseños, las licitaciones y el inicio de las mismas. La ciudad crece en vivienda y número de vehículos pero a la par no se desarrolla en vías, salud, educación y el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.

En su discurso de posesión el 1 de enero de 2016, el entonces alcalde Carlos Mario Álvarez Morales, anunció la construcción del parque de La Familia y la remodelación del parque El Bosque, obras que a la fecha no se han iniciado. En el mes de junio de 2017 el mismo funcionario presentó un listado de obras que se iniciarían en pocos meses: el deprimido en el sector de bomberos y coliseo del Café, la circunvalar del Río Quindío, la semaforización moderna en toda la ciudad, nuevo anuncio sobre el parque El Bosque para volverlo más atractivo con un CAI en su interior, en 60 días la ciudad no tendría más ventas ambulantes en el centro, la construcción de 5 colegios en diferentes sitios, aeropuerto ampliado y moderno en 2 años, una pista de velocidad especial para motociclistas y la pavimentación de 200 cuadras. Nada de esto se ha visto a pesar del empréstito de 70 mil millones de pesos autorizado por el concejo y tramitado ante los bancos.

Y ni se diga de las obras de valorización con problemas de todos conocidos, paralizadas y con enredos financieros, desconfianza en la ciudadanía para el pago de la contribución; opiniones van y vienen, nada se resuelve, la ciudad estática, o como dijo un concejal: Armenia, un barco a la deriva. ¿Cuándo lograremos salir de esta crisis para ver una ciudad en marcha, con obras nuevas y alcalde en propiedad?.

Armenia tiene huecos permanentes en sus calles que cumplen más de 2 años; el estudio de microzonificación sísmica en veremos; las obras de la estación y el malecón de La Secreta, 2 monumentos a la desidia; no se ha hecho la revisión del POT; las invasiones ilegales continúan; las ventas ambulantes regresan poco a poco y el tránsito vehicular es caótico. Aprendamos de nuestras vecinas Pereira y Manizales que nos llevan ventaja en obras y desarrollo, necesitamos puentes, deprimidos, fuentes luminosas, canchas deportivas, zonas verdes y parqueaderos en altura.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net