Viernes, 19 Jul,2019
Opinión / DIC 03 2018

¡Así no¡

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Menos mal llegó diciembre ‘mes de parranda y animación’,  con su sentimiento de familia y su olor de felicidad por el encuentro de familias y tiempos para alegrarse de la vida. No es mi estilo escribir en negativo, ni hacer del rechazo una forma de crítica utilizando la negación, por el contrario soy un convencido de la necesidad de ser positivos en tiempos difíciles como los que se vive en el país.

Lamentable escribir que en una ciudad del país a plena luz del día se cometen crímenes por verdaderos escuadrones, y que decir de los documentos digitales que prueban tal aberración para la vida en sociedad. Así no se genera la necesidad de seguridad y tranquilidad que requiere una sociedad.

Un Fiscal General de la Nación que cambió el contenido de la justicia, cuando los funcionarios judiciales se han pronunciado históricamente por providencias, sentencias o autos para ser más claros, ahora no solo son deliberantes en asuntos políticos, sino que se olvidan de los impedimentos para dar transparencia a su actuación y al contrario se enfrenta discursivamente con posibles detractores.

Unos sectores que dicen llamarse de izquierda alentando mediante videos, viejos y actuales, el odio por algunas familias, que se convierte en odio contra los que tienen lo que otros no tienen, insuflando resentimientos y enfrentamientos entre los seres que viven en esta tierra. Otros que dicen llamarse de derecha criminalizando cualquier protesta por las injusticias que se cometen y polarizando a quienes tienen intereses contra los que consideran atentan contra lo suyo. Que ellos se enfrentaran sería lamentable, pero lo más triste es que convierten esos intereses en fanatismo, para seguir enfrentando los grandes conglomerados de la nación.

Así no estamos haciendo patria. Lo que están construyendo es una inmensa bola de odio de unos contra otros, están deslegitimando nuestro estado de derecho, donde la justicia parece que se quitó la venda de la imparcialidad y está en manos de unos no neutrales, el Congreso solo legisla para sí mismo, y los partidos son para defender los intereses de unos pocos.

Ya parece el país administrado por intereses de carácter regional que nadie vigila, y manejan a su antojo el territorio con la indiferencia de lo nacional que solo se preocupa en elecciones por esos votos o para hacer inversiones. Una clase política y partidos sin prestigio. En mis lecturas creo que a lo mismo llegó Venezuela y votaron por un cambio, pero…ahí está el resultado. 

Así no. Hay gente buena en todos los partidos, hay opciones nuevas, pero sobre todo debe primar la vigencia de la sociedad, la sostenibilidad de nuestra democracia, no más generar fanatismo, lleguemos a acuerdos que permitan más justicia social, seguridad pública y ciudadana, y en medio de un debate sin mentiras reconstruir lo que se nos va yendo entre los dedos: nuestro futuro. 

Janil.avendano & Gmail.com

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net