Domingo, 18 Nov,2018

Opinión / AGO 06 2018

Bicentenario y corrupción

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Muchos afirman que en Colombia no ha existido un verdadero cambio por revolución de las ideas y las prácticas. A partir del 7 de agosto estamos en plena celebración de 200 años de vida republicana —otros dirán que de independencia—, cuando se selló con una batalla el rompimiento con la monarquía y la dependencia de una potencia que había conquistado a sangre y fuego el territorio donde vivimos, y obviamente la tierra de nuestros mayores. 

La discusión del respeto por la propiedad colectiva, por los bienes de común uso y obviamente del tesoro público marcó el nacimiento de conceptos encontrados, donde unos predicaban mayoritariamente su condena contra quienes intentaran apoderarse de ellos y hasta la muerte fue el castigo, y la tendencia de otros de apropiarse no solo de los bienes públicos, sino de arrebatar los de propiedad privada por la fuerza. Ha sido una eterna lucha sin terminar, y sino ahí tienen la adjudicación de baldíos y las distintas reformas agrarias que terminan con poblaciones desplazadas a la fuerza para ocupar sus territorios.

El fenómeno de la corrupción no ha cedido, al contrario parece haberse enquistado en la nación. La cultura de la ilegalidad parece no ser una añoranza sino una realidad. Ayer fueron los cultivadores y traficantes de tabaco los perseguidos, luego los fabricantes de alcohol y obvio de licores, luego los de los juegos prohibidos como el azar, entre otros, y hoy todos son monopolios del Estado.

No han parado las confrontaciones que después de los enfrentamientos en el siglo XIX terminaron con el acuerdo entre federalistas y centralistas para armar la constitución de 1886. Luego la Guerra de los Mil días donde hasta el imperio naciente intervino como mediador, pasando por la violencia que llega hasta los treinta y se desata finalmente en el año 1948. Narran en la historia el Frente Nacional para defender los intereses de la nación, y luego el enfrentamiento del país nacional frente al país político que llega hasta nuestro tiempo, pasando por el enfrentamiento de la guerrilla que llegó a un acuerdo. 

Todo esto para decir que este 7 de agosto asume un gobierno, en el marco de la necesidad de pronunciarnos frente a la corrupción; unos dirán que las normas ya existen, otros que no votan por bajar el sueldo de los congresistas, pero lo importante es demostrarle a los corruptos y a las ineficientes autoridades que no hacen efectiva la lucha contra la corrupción que estamos cansados de su inacción y atentos a lo que deben hacer, como sentimiento colectivo, además de las reformas a ellos y sus posiciones de privilegio.

[email protected]

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net