Sabado, 17 Nov,2018

Opinión / SEP 03 2018

Buses, puentes y ascensores

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

A mediados del mes de agosto del corriente año, Colombia fue sorprendida con el anuncio de tres accidentes que involucran a compatriotas cuya muerte los sorprendió en diferentes circunstancias. 

El primero ocurrió el 14 de agosto cuando un bus de turismo con pasajeros colombianos, venezolanos y ecuatorianos, que cubría una ruta internacional entre las ciudades de Neiva y Quito, chocó contra un automóvil y se volcó cerca de la capital de Ecuador, dejando como saldo 24 muertos y 22 heridos. La primera información dijo que posiblemente el accidente se produjo como consecuencia de afectación en el sistema de frenos. Llamó la atención que el mismo día el presidente del vecino país, Lenin Moreno, destituyó a varios funcionarios por no cumplir con la revisión del vehículo y trámites de permiso para ingreso al Ecuador.

La recién posesionada ministra de Transporte de Colombia, Ángela María Orozco, dio unas declaraciones afirmando que dará un vuelco total a las funciones de la superintendencia del Transporte por cuanto ha encontrado muchas irregularidades en la misma, la oficina no tiene herramientas, falta tecnología, que sea más fuerte y que sea mirada con respeto. Dijo que hay mucha inseguridad en las carreteras colombianas, falta más vigilancia policial, hay conductores que manejan sin licencia o con ella vencida, los sobrecupos son permanentes, no se respetan las normas de tránsito, tenemos cantidad de accidentes de vehículos y motocicletas.

El mismo día 14 de agosto se presentó el colapso del puente Morandi en Génova Italia, de estructura metálica, 100 metros de altura, 1.280 metros de longitud, inaugurado en 1967, conecta las ciudades de Turín y Milán, con movimiento aproximado de 25 millones de vehículos anuales. Se quebró en el centro de su estructura provocando la muerte de 38 personas entre ellas un colombiano. Acá hemos escrito varias columnas sobre accidentes en puentes que han fallado en distintas regiones de Colombia, la necesidad de su mantenimiento y revisiones periódicas de todos sus elementos para evitar posibles deterioros y prevenir caídas de los mismos.

Al día siguiente, el 15 de agosto, se desplomó un ascensor desde el sexto piso en el palacio de justicia de la ciudad de Cali, aún se desconocen las causas que provocaron la muerte de 2 personas y heridas a 4 más. Los ascensores pueden colapsar por problemas de construcción o de mantenimiento en sus cables de acero, instalaciones eléctricas y las pesas de compensación. Deben revisarse al menos cada 2 meses y tener sistema de comunicación al exterior para casos de emergencia.

Con el presente artículo quiero llamar la atención de las autoridades para que implementen un código de seguridad que exija las revisiones periódicas por personal idóneo de automotores, puentes, ascensores, funiculares, teleféricos, ciudades de hierro, montañas rusas, juegos mecánicos, barcos, balsas, motos e incluir el estado de salud de sus operarios; como dice el dicho popular: “es mejor prevenir que tener que lamentar”. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net