Jueves, 22 Ago,2019
Opinión / FEB 14 2019

Carta abierta a la alcaldesa de Calarcá

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En varias oportunidades he sido invitado al Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales. Participé en distintos paneles, conversatorios, charlas y actividades formales e informales que me permitieron conocer de forma única a otros autores reconocidos a nivel nacional e internacional. Asimismo, este ha sido un espacio de aprendizaje y estudio de la obra de otros escritores regionales, ya que si no fuera por este contacto directo y amable para mí sería imposible conocer a mis colegas del Quindío.

Sin duda, la promoción de la literatura del Eje Cafetero y de autores de otras regiones del país, a través del encuentro, abrieron el camino a nuevas voces literarias y artísticas. Si no fuera por este certamen de las letras, entonces ¿dónde y cómo nos enteraríamos de la producción poética, narrativa, teatral, ensayística, estudios literarios y otras manifestaciones culturales a nivel local y nacional? O ¿cómo los estudiantes, jóvenes y la audiencia charlarían en vivo con los invitados? Una gran mayoría no se puede desplazar a Bogotá, Medellín o Cartagena.

Por años hemos luchado por la descentralización de la cultura y estos espacios han dado la pelea a través de instituciones como la fundación Torre de Palabras para que precisamente se escuchen otras alternativas desde la periferia. Recuerdo que en uno de los encuentros me mandaron a hablar a Montenegro y cuando llegué a la casa de la cultura me esperaba un público joven, niños de primaria, curiosos y hasta perros callejeros y mansos se sentaron en primera fila para reposar por el calor. Por supuesto que cambié mi presentación y terminé hablando sobre la importancia de la lectura para incentivar a los más pequeños. Ese día salí de allí sudando la gota gorda pero feliz porque en muchos años, presentando conferencias internacionales a otros colegas y académicos, era la primera vez que tenía una audiencia que nunca había escuchado hablar de Cervantes, pero soñaba y sufría como Sancho y don Quijote.

Es por ello que es imprescindible mantener la continuidad del Luis Vidales por su contribución pedagógica, formativa, innovadora, creadora y de difusión. El éxito de un proyecto personal, y en este caso de uno comunitario depende en gran medida de tres elementos que deben interactuar de forma simultánea: la motivación, el talento y la disciplina. Ya existe un grupo de colaboradores, gestores culturales, motivados por la pasión a la literatura. Contamos con talentosos autores y se ha demostrado que, por más de una década y con tesón, el evento sigue, contra viento y marea. Sin embargo, yo agregaría otro ingrediente básico: los recursos financieros. La cultura vale. El encuentro de escritores necesita el apoyo económico tanto de la alcaldía de Calarcá como de las entidades gubernamentales y privadas.


Alister Ramírez Márquez
Columnista invitado


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net