Sabado, 22 Sep,2018

Opinión / DIC 30 2015

Carta abierta a los Carlos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ustedes, por supuesto, fueron los ganadores de los comicios del 25 de octubre. Nadie puede ponerlo en duda. La ciudadanía del Quindío, de Armenia vio en sus plataformas conceptuales y en sus discursos un camino distinto al emprendido hace cuatro años. Luego de sufrir las tropelías de un gobierno departamental mediocre y altanero, encabezado por Sandra Hurtado; de ver con desconsuelo los pobres resultados de la labor de Luz Piedad Valencia, optamos los habitantes del Quindío por confiarles a ustedes los asuntos públicos. Sin embargo, no se llamen a engaños: nuestra esperanza tiene un límite, también nuestra paciencia. Haberlos respaldado ayer en las urnas no equivale a la firma de un cheque en blanco: mañana podemos decir No. Deben, desde el primer día de su mandato, demostrarle a todo el mundo que no son como los demás políticos: cumplan con honestidad y eficiencia lo dicho a la gente en la campaña. No lo olviden: votamos por ustedes por la razón más sencilla del mundo: prometieron gobiernos limpios, preocupados por el bienestar social. Una y mil veces lo dijeron en las tarimas, en las entrevistas, en los mítines: dieron su palabra. No lograran hacerlo, no le encontrarán cura a los males nuestros, si le abren la puerta de sus grupos de trabajo a la rancia clase dirigente local. Los mismos que antes guardaron silencio ante los desmanes fucsia, hoy, pretenciosos y vacuos, posan ante las cámaras como los padrinos de la victoria. ¡Pamplinas!: fueron los miles de hombres y mujeres hartos de la politiquería quienes, con su serena rabia cívica, los llevaron a ocupar los altos cargos del poder comarcal. Ellos también serán –seremos– sus jueces si dan la espalda al norte del gobernante: la búsqueda denodada de la justicia social.

Por dios, abandonen pronto la falsa idea de ver al turismo como el ábrete sésamo de la prosperidad. El turismo, como antaño el cultivo de café, solo enriquece directamente a los dueños del capital y de la tierra. A los barrios periféricos de los doce municipios no llega, nunca lo ha hecho, la bonanza económica fruto de la visita de foráneos. ¿A quiénes dan réditos el Parque del Café, el Jardín Botánico, Panaca? A los perfumados: a nadie más. Deben, con la vigilancia y la ayuda de la opinión pública, encontrar otros renglones productivos que eleven la calidad de vida de los desprotegidos, de los parias. Si continúan con el discurso oficial centrado en la quimera del turismo serán sus gobiernos un nuevo fiasco. Para construir alternativas reales es ineludible conformar gabinetes de alto nivel, compuestos por personas de probada virtud, funcionarios competentes. Si, por el contrario, el criterio de escogencia de basa en la venia de algún gamonal, en el pago de favores electorales, en la mezquindad partidista, en cálculos de secta, serán ustedes inferiores a la misión encomendada por el pueblo. Ojalá no.

El Quindío se hunde en la miseria. Sacarlo del fango de la apatía, de la desidia, del hambre, de la delincuencia y del desempleo es una empresa común. Les corresponde a ustedes encauzarla a puertos seguros. A nosotros, como a las vírgenes de la parábola del Evangelio, mantener las lámparas provistas de aceite.  

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net