Martes, 16 Ene,2018

Coctelera / DIC 20 2017/ Comentarios

Coctelera

En esta edición de la coctelera, entérese: La crisis a la que se enfrenta el partido de la U en el departamento; y la campaña política empezó con "sabor a aguinaldos".

“U”n disparate

En voz de un dignatario del partido de la U en Armenia, lo que está pasando al interior de su colectividad, y especialmente en el Quindío, es lamentable. No conoce este líder de la ciudad quiénes son Julio César Rodríguez (Lo reemplazó a última hora Huber Clavijo), Eduar Andrés Vargas e Íngrid Jhoana Gores (Presentó renuncia y no la reemplazó nadie). Es increíble que esto esté sucediendo y a estas alturas con el partido del presidente de la República. Da grima que la colectividad con más poder de mermelada en el país y que se precia en voces de Aurelio Iragorri su presidente nacional y Jorge García encargado de organizar las listas regionales de la “U”, de ser un partido fuerte y desequilibrante de cara a las próximas elecciones, que esté colapsado en varias regiones.

Ya no opera la presidencia colegiada en el departamento y escasamente hay dos concejales en Armenia que intentan enarbolar sus banderas con su oficio político local, pero ignorados totalmente por las huestes bogotanas.
 

“U”na lista de mentiras

Algunos dirigentes locales de la “U” señalan que tal y como se impuso esa lista desde los cuarteles de la capital colombiana, todo indica que esa recocha de cambios y renuncias de desconocidos por desconocidos derivará en una lista de mentiras que busca trampear el calendario electoral con los plazos subsiguientes, y enloda el panorama de oportunidades para algunos líderes de esa colectividad que hubieran podido intentar construir una lista con dignidad de lucha. “Trizas” está hecho el partido de la “U” en el Quindío y tendrá el propio presidente de la República o su espadachín de confianza Iragorri intentar alguna maniobra para que el colectivo que ha sido alma y nervio de la Unidad Nacional, no quede relegado en el sótano de política departamental.
 

Política con sabor a aguinaldos

Desde el viernes pasado cuando el aspirante liberal a la Cámara Ánuar Oyola citó a un desayuno con periodistas para presentar sus propuestas de campaña, el tamal y las anchetas empezaron a despuntar. Con el desarrollo las Novenas y las tantísimas celebraciones públicas y privadas, oficiales y políticas el inundamiento de natilla, buñuelos, tamal, chocolate y los detallitos, la mayoría de campañas disponen ya de enormes baterías de regalos que normalmente entregan a niñas y niños de sectores populares de Armenia y los demás municipios. Menos mal, que son hermosos detalles incondicionales y sin oportunismo. Se repite la historia y ojalá los regalos lleguen a donde tienen que llegar sin necesidad de constituirse en un intercambio o trueque de datos electorales o promesas de votos, pues entonces estaríamos instaurando la modalidad de mermelada aguinaldera.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net