Viernes, 19 Abr,2019
Opinión / OCT 17 2018

Cojeando, cojeando, va llegando

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Se dice que la justicia cojea pero llega y eso es lo que está pasando con la captura y condena —en algunos casos— de los corruptos politiqueros que se han enseñoreado en el poder para robarse dineros del Estado. A Ánuar y a su esposa les imputaron los delitos de concierto para delinquir agravado, concurso de corrupción al sufragante, con atenuación aún más grave si se quiere y de conformidad con el acervo probatorio de la justicia, es decir, que existe una mayor punibilidad.

Y no me extrañó la imputación de cargos porque Luz Piedad Valencia Franco en los inicios de la campaña, cínicamente amenazó con la chequera de Ánuar. Este señor llegó al Quindío a gerenciar a Apuestas Ochoa y de inmediato comenzó a manipular la política regional para sumarle corrupción a la corrupción. Gastó dinero en la elección de Luis Fernando Velásquez Botero, en la de Amparo Arbeláez Escalante y Julio César López Espinosa. Les puso avión a su servicio.

Fue el patrocinador de Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas en todas sus enloquecidas aspiraciones al Senado, la Cámara, la gobernación, la alcaldía de Armenia —nunca supo qué era lo que realmente quería—. En todo caso, Ánuar Oyola estuvo dispuesto a hacer lo que Jaramillo le pidiera. Hoy, en los mentideros políticos suponen su candidatura en 2019 con el respaldo de la misma chequera; que se prepare, porque no alcanzará a pagar por cada abrazo.

Todo parece indicar que la fórmula gobernación-alcaldía para el año entrante se truncará más ligero que tarde, entre otras cosas, porque los escándalos, los señalamientos, capturas y condenas seguirán, si se tiene en cuenta que el hilo continuo de la corrupción no se va a romper y porque al contrario aquí se mantienen los mismos propósitos con nuevos actores en la cancha, en todo caso pelos de la misma perra.

Les gustó el oficio y en él continuarán corriendo todos los riesgos y enfrentándose a todos los peligros. Estas son las nuevas condiciones que la sociedad y la institucionalidad quindiana tienen que analizar con reciedumbre, jugándose el todo por el todo, si se quiere defender el departamento y el municipio capital, víctima consecutivo de los invasores criollos y de los que han llegado de la costa en posesión de chequeras con saldos inmensos de dineros para corromper.

Lo peor de todo, el gobernador del departamento, padre Carlos Eduardo Osorio Buriticá, nombró a Óscar Castellanos alcalde de la ciudad, complaciendo al partido Liberal, entiéndase Gaviria, Ánuar, Luz Piedad, don Emilio todo eso que los inescrupulosos consideran que es el partido Liberal del Quindío, y con la satisfacción de aquellos que saben frotarse las manos con malicia cada vez que una trampa les queda bien hecha. “Señora, hay que cuidar todas las ovejas, vigilar que no se nos vayan” palabras de Ánuar. Solo alienta en estos momentos a la sociedad civil del Quindío, el saber que cojeando, cojeando, la justicia va llegando. 


Twitter: @jorgelieceroroz


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net