Viernes, 24 May,2019
Opinión / JUN 03 2018

Comer en familia aumenta la felicidad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Cómo incrementar los niveles de felicidad, es el tema “estrella” de muchos estudios liderados por reconocidas instituciones. Uno de ellos me llamo la atención, no por lo novedoso del tema, sino precisamente por lo contrario. Durante mucho tiempo hemos sabido que comer en compañía de quienes queremos o con quien se tiene un lazo cercano es una de las fuentes más importantes de gozo y bienestar. 

Pero hoy que tenemos la posibilidad de establecer contacto rápida y fácilmente con muchas personas a través de las redes sociales y que se supone que debíamos sentirnos más acompañados y satisfechos con las relaciones con otros, esta actividad está siendo valorada como una de las cosas que más felices hace a las personas.

Parece que tantos amigos virtuales lo que nos ha llevado es a sentirnos solos e insatisfechos en lo que a atender esa necesidad psicológica profunda que los seres humanos tenemos se refiere, y es la de establecer contacto significativo con otros.

Lo que evidencian estas investigaciones es que en verdad si está siendo necesario el contacto cara a cara y la ocasión por excelencia para esta conexión es comer con otros. Un desayuno, almuerzo o cena en buena compañía es un potente estimulador de serotonina y endorfinas, neurotransmisores llamados los mensajeros de la felicidad.

Pero además, el hacerlo en familia reporta un gran impacto positivo y de lejos puede considerarse como una de las mejores experiencias compartidas que hacen la vida más placentera. El ritual de sentarse a la mesa con los seres más cercanos tiene un gran poder emocional y en ese sentido reporta grandes ventajas para cada miembro de la familia.

Alrededor de compartir la comida ocurren muchas cosas valiosas como sentirse querido, la vivencia de gozar del amor de otros y percibir su compañía. Y si estos encuentros ocurren con tranquilidad, están libres de disputas y confrontaciones, no se usan para discutir y reprender, disfrutar estos buenos ratos familiares se vuelve una experiencia entrañable que siempre quisiéramos repetir y una inigualable fuente de bienestar. 

Además, tiene muchos beneficios adicionales que pueden aumentar esta sensación de placer. Se pasa más tiempo efectivo en familia, mejora la comunicación, baja el estrés, aumenta la unión, fortalece el sentido de pertenencia y es una oportunidad para conocerse más. Exigencias que hacen parte de la canasta familiar emocional de las familias actuales.

En mi caso personal comer al lado de mis padres y hermanos cuando estoy en Armenia, y de mi esposo , mis hijos y mi nieta en Bogotá, es la inversión más rentable que hago cada día porque me reporta una gran alegría y amplia exponencialmente mi margen de felicidad.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net