Sabado, 17 Nov,2018

Opinión / JUL 05 2018

Con fútbol, educación y literatura

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Cerró el libro Dios es redondo de Juan Villoro, indispensable para envidiar el fútbol, y se dispuso a estudiar para el examen de admisión. Quería estudiar odontología y jugar fútbol profesional. Por eso Francisco Maturana era su ejemplo, odontólogo y jugador. Quería integrar ambas profesiones como el director técnico de la selección de Islandia, Heimir Hallgrimsson.

Islandia asiste a Rusia por primera vez a un mundial. Hace apenas once años que decidió darse conocer al mundo a través del fútbol. Entonces el Estado financió la formación de 150 técnicos categoría A, en Fifa, encargados de formar los niños futbolistas desde los seis años. Construyó canchas sintéticas para jugar todo el año, dadas las condiciones terribles del invierno. Según Fifa en aquel entonces ocupaba el puesto 135 y hoy está en el 22, con apenas 100 futbolistas profesionales. También ocupa el puesto 10 en Índice de Desarrollo Humano mundial.

Aunque perdió contra Nigeria y Croacia hizo temblar a los argentinos con el empate 1 a 1 el pasado 16 en Moscú. La mitad del país colmó estadios y calles para acompañar su selección y mostrar su país. Entre los futbolistas de la selección hay profesionales, como Kari Arnason, que estudió becado en New York, y se graduó con una tesis sobre la corrupción en el fútbol.

Con 103.000 Km2 y 350.000 habitantes, Islandia es como Armenia. El turismo y la pesca son las principales actividades económicas. Para la formación profesional de su población hay dos universidades y una academia de artes; pero están asociadas con 200 universidades del mundo. Aquellas forman a nivel de pregrado y posgrado en cuatro escuelas de alto nivel, con laboratorios especializados y aulas abiertas las 24 horas del día. Hay 3.500 alumnos matriculados y 250 profesores de tiempo completo; es decir 14 estudiantes por profesor, promedio ideal para mantener la calidad formativa. En Colombia pueden ser entre 30 y 40 estudiantes por profesor.

La escuela de energía está en Reykiavik, ciudad capital, y hace parte de la universidad estatal del mismo nombre. Su objetivo es la “formación de expertos en generación de energía sostenible” —www.master-maestrías.com—. La academia de artes ofrece educación profesional en artes plásticas, teatro, danza, diseño, arquitectura y educación artística. Su objetivo general es “fomentar el pensamiento progresista en las artes y estimular la innovación”. La escuela de cine forma en dos años básicos los profesionales que después obtienen el título para emplearse en la industria del cine y la televisión. Hace tres años, 17 películas producidas por esta escuela ganaron 102 premios internacionales.

En el año 2011, Unesco nombró a Reykiavik como la ciudad de la literatura. Con razón porque uno de cada diez islandeses ha publicado un libro en su vida. El Estado financia a 70 escritores por año, en promedio, para que se dediquen a escribir y publiquen sus obras. El festival internacional de literatura se hace cada dos años para “dar a conocer a los lectores Islandeses los autores extranjeros”.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net