Sabado, 19 Oct,2019
Opinión / SEP 17 2019

¿Con o sin estrategia?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Es bien sabido que en la vida como en las empresas sin objetivos claros y sin estrategia no se llega a ningún lado, puesto que si no hay nada qué trazar, ni un lugar a donde llegar no existirá hoja de ruta que ejecutar. 

El tema estratégico va más allá de un modismo y, si bien no tiene plazos, es la fórmula que le puede cambiar el rumbo a una organización, a una empresa, a una ciudad o a una persona, claro está si se toman las decisiones acertadas. 

La mayoría del tiempo escuchamos hablar de visión estratégica, planes de acción estratégicos, estrategia empresarial, entre muchos otros, sin embargo, es notorio que en la mayoría de los casos nadie tiene clara ni la táctica, por lo que nunca llegamos a los objetivos propuestos, pues andamos dando palazos con ojos cerrados a la piñata, sin saber dónde realmente hay que atinar y apostar con una buena suma de esfuerzos y voluntades. 

Es así como hoy avizoro tantos escenarios de este nuestro departamento, y es con dolor que escribe uno realidades, que más que desesperanzadoras nos invitan a reaccionar, nos motivan avizorar un cambio y a realizar movilizaciones con base en estrategias de ciudad, de territorio y de región. No es en vano que nos demos a la tarea de preguntarnos como comunidad para dónde va Armenia o para dónde va el Quindío, y, no exista más respuesta que un silencio rotundo, o un no sé, que más que mitigador se vuelve desolador. 

Todos nos creemos expertos, todos nos creemos políticos, todos creemos tener la fórmula mágica del éxito para lograr convertir a esta gran ciudad, y a este departamento en un potencial en diversos campos de acción, como si desconociéramos que aquí se vive del día, se vive del ego, se vive del logo, se vive de la noticia de turno del periódico, se vive del contrato, del miedo, del hambre y de los gobiernos de turno; un día a día que no permite proyección alguna. Para cuándo seremos un departamento competitivo, una ciudad de renombre, un territorio grande por sus verdes, por su desarrollo, por sus gentes y por el sentido de pertenencia, no sabemos cuándo porque las fechas las postergamos constantemente, entre otras cosas, vivimos del “de pronto, del ya casi, del algún día”. Excusas que cada vez ponen más trabas al llamado de emergencia de nuestro Quindío que pide un norte, un sur, que pide un objetivo claro y contundente a dónde llegar, pero pocos nos incentivamos a hacer algo diferente. Siento que esta, mi generación, le adeuda mucho al Quindío y quisiera iniciaríamos una época donde brillen las ganas por hacer, el interés por el cambio, donde creemos espacios de pensamiento, donde soñemos nuestra ciudad y la creemos con realidades y eso solo será posible con una estrategia inteligente del territorio, está en nuestras manos que continuemos habitando este departamento con o sin estrategia. 

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net