Viernes, 21 Sep,2018

Opinión / SEP 09 2018

Contexto de la Modernidad IV

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La realización del ser humano está fundamentada en el conocimiento, la guía de la razón y la reflexión sobre sí mismo. Es una manera de comprender el porqué del rechazo a la autoridad arbitraria, a los dogmas religiosos y la esperanza de obtener una sociedad organizada. Es en un hecho cultural con otra concepción de realidad, una nueva conciencia de libertad y búsqueda de nuevos horizontes geográficos, espirituales, artísticos y científicos. Es el momento del descubrimiento de otros continentes, de la anatomía humana y del cuestionamiento de un pasado represivo y oscurantista.

Los humanistas y científicos del Renacimiento luchan contra el principio de autoridad y las ideas absolutistas que sostenían que el sol giraba alrededor de la tierra, que esta era inmóvil y centro del universo. Galileo, Copérnico, Brahe y Kepler van a destruir interpretaciones basadas en lecturas literales y plenas de metáforas, válidas para el mantenimiento de creencias religiosas sustentables solo en libros bíblicos. Ello mismo posibilitaría guerras de religión, esclavitud, aniquilación de pueblos indígenas como en América Latina.

El humanismo que se consolidó durante siglos de lucha propició un movimiento que todavía perdura. De allí surge el nuevo espíritu científico, que el Estado sea el garante de las libertades individuales y se imponga la teoría de la separación de los poderes —Locke, Montesquieu— para diferenciar las funciones del Estado, limitar la autoridad e impedir el abuso del poder. El espíritu crítico pregunta entonces por el valor de cualquier enunciado, proyecto y plan de desarrollo, dándose así una desacralización del gobierno monárquico, y la necesidad de tolerancia para contrarrestar la guerra entre religiones y sectas.

Es una época donde todo va dirigido al dominio y producción de la naturaleza y del valor dado al trabajo como “ocupación diaria a la cual el hombre está condenado por sus necesidades básicas, pero a las cuales debe su salud, subsistencia, y quizás su virtud, que según Montesquieu es “virtud política, o sea, el amor de la patria y de la igualdad”. La reflexión sobre la sociedad se centra y consolida en el concepto de trabajo y usurpación de la plusvalía —Marx, Piketty—.

Este es el contexto de una sociedad que se mueve con una idea de progreso que va a impulsar ciencias como las matemáticas, la química, la física, la invención tecnológica y una idea envolvente de ciudadanía en la que se aplicaría la justicia económica y social. Su texto fundamental es la “Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano”, en casos como libertad de prensa y de conciencia, igualdad en derechos, la propiedad como un derecho natural, resistencia a la opresión. Son valores naturales e imprescriptibles en estos tiempos.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net