Viernes, 19 Abr,2019
Opinión / MAR 11 2019

Contra la corrupción

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Muchos son los pronunciamientos contra la corrupción, desde su misma definición aduciendo los actos de quienes llegan a las posiciones de poder y colocan a sus familiares, les dan los contratos a los amigos, amañan decisiones y contrataciones, hasta el peculado por apropiación, si dejar pasar la frase memorable de un obispo de nuestra tierra que es la corrupción de la conciencia. Se determina casos como desde colocar a los suegros hasta obtener coimas multimillonarias. El solo hecho de saltar de movimiento en movimiento desdice ya de la convicción de los principios.

Todos los partidos han tenido personajes que han cometido actos reprochables por los ciudadanos, todos los partidos sin excepción se han pronunciado contra la corrupción, la mayoría de los colombianos se ha pronunciado contra ella,  y todos los partidos estoy seguro tienen gente buena, honesta, transparente para mostrar y ya no con palabras, sino con acciones, demostrar  que no solo es predicar sino aplicar.

Es por ello que se requiere que participen todos en la recuperación de la transparencia y eficiencia de la administración pública y privada. Todos los gremios se han pronunciado contra la corrupción y son parte activa de la sociedad, del problema y de la solución.

Por eso la gente  pregunta porque no aparecen los mejores hombres de cada agremiación o partido en las posibles listas y candidaturas de octubre. En el caso de nuestro departamento, también es aplicable la formula. Un pequeño villorrio, donde se conocen todos, debería dar ejemplo en la lucha contra la corrupción que carcome nuestra sociedad y volvió carroña la cosa pública, con políticos y decisiones que ruñeron y dicen ruñen las deshilachadas carnes de la osamenta que toma decisiones oficiales.

Solo vemos aspiraciones insulares para recolectar firmas y aparecer independientes, o nombres molidos y reiterados ya rechazados en las urnas, al parecer pensando en el futuro de agremiaciones o personas. Que pena, ahora se requiere del común acuerdo de todos para salvar la ciudad y el departamento. Aquí donde los dirigentes de los gremios y los hacedores del quehacer político se encuentran a diario hasta tres veces, toman tinto, y mantienen los mismos en las juntas directivas o asambleas en marzo, deberían hacer un alto en el  camino y pensar en nuestro futuro, lograr unos mínimos consensos sobre la política pública para la ciudad y el departamento, buscar candidatos que logren identificarse con la salida a la crisis. Y los partidos ponerse de acuerdo en colocar a sus mejores hombres en las listas para que ayuden a administrar la ciudad y el Quindío, sin rapiñas y con desprendimiento. Ah, que tengan al menos la mínima formación requerida para enfrentar lo que viene.

Honestidad, respeto a la ley, eficiencia, transparencia, justicia, cumplimiento del deber, defensa de lo público, son apenas si el asomo de lo que se requiere de quienes sean elegidos, y el que no aprendió en los hogares y en su desempeño social ya no lo hizo.

[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net