Miércoles, 26 Jun,2019
Opinión / MAY 04 2017

Contra la impunidad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Este 8 de abril el movimiento terrorista ETA (Euskadi Ta Askatasua, en español “País vasco y libertad”) entregó sus armas en territorio francés. Fundada en 1958, abandonó hace cuatro años la lucha armada. A través del más crudo terrorismo con bombas en lugares públicos que dejaron decenas de víctimas, el asesinato a sangre fría de cientos de lo que consideraron enemigos, con la extorsión a grandes y pequeños empresarios, fueron expertos en la utilización de la dinamita, crearon las llamadas cárceles del pueblo, espacios bajo tierra que copiaron con rapidez las Farc y el Eln e impusieron por la fuerza un modelo cultural que terminó con la libertad de expresión y llevó al exilio a muchísimos intelectuales, profesores. El odio fue el motor que aceleró su prepotencia y su ensañamiento contra quienes llegó a considerar como sus enemigos. A pesar de que hablaran de libertad y de socialismo son en realidad un grupo de fascistas apoyados por lo que Aurelio Arteta ha llamado con razón “el mal consentido”, una sociedad que prefirió callar ante estos horrores mientras a su lado caían aquellos que se negaron a doblegar su conciencia ante este fascismo desmedido. El gobierno español ha solicitado al Gobierno francés que revise las armas que van a entregar para investigar crímenes que aún permanecen en la oscuridad: los de ETA han pedido impunidad a cambio. Es curioso que el factótum de las Farc, Enrique Santiago recordara en unas declaraciones dadas a “En Marea”, una publicación socialista gallega, que España debería tomar ejemplo de la justicia colombiana la cual había otorgado impunidad a todos los cabecillas de las Farc  y concedérselas a ETA”. Santiago, por supuesto es muy amigo de Otegui.

Hay aquí algo que guarda en estos momentos una insospechada sincronía entre el proceso de Paz con Eta y el proceso de Paz con las Farc – los etarrras hablan, por ejemplo, de “artesanos de la paz”- pero con una diferencia en lo que respecta a la libertad de disensión crítica respecto a este proceso donde las víctimas han contado con una presencia necesaria, como por intelectuales, profesores, empresarios quienes públicamente han condenado el terrorismo y las políticas del odio; diferente al caso colombiano, donde hacer reparos válidos a un Pacto de Paz hecho a las carreras y que muestra ya sus falacias, se ha convertido en una peligrosa tarea ante un grupo de politiqueros, de intelectuales aquiescentes, ante medios de comunicación que ejercen abiertamente la verdad posmoderna a pesar de que hablan de defender la democracia. La condena al terrorismo, al odio institucionalizado, justificados bajo sofismas populistas, constituye objetivamente la defensa de la humanidad, de la diversidad, la posibilidad de salvaguardar el lenguaje y de que exista la posibilidad del perdón y la reconciliación. Por eso más de 5.000 intelectuales, empresarios, ciudadanos, otras Asociaciones de Víctimas firmaron de inmediato una carta abierta a la opinión pública condenando la impunidad a los terroristas que no han demostrado su arrepentimiento. La firman entre otros Fernando Aramburo el autor de la excelente novela “Patria”, Luis Trapiello y Fernando Savater.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net