Domingo, 18 Nov,2018

Opinión / AGO 07 2018

Crisis social

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Por todos lados se oye hablar de crisis social y para nadie es un secreto que esta se produce básicamente por el factor económico, cuya consecuencia es la pobreza. Además, la crisis social se ve reflejada en otros problemas como son por ejemplo: el desempleo; personas carentes de este derecho fundamental por la falta de oportunidades; otro factor es la crisis de valores humanos, éticos y morales. Hay una ausencia de criterios firmes y seguros enfocados en valores para guiar y conducir al país, la región, la empresa, entre otros. Podría decirse que la principal causa de esa crisis social, es nada más y nada menos que la corrupción que está carcomiendo a la humanidad, donde pocos quieren tener mucho y la gran mayoría menos, casi nada, produciendo un efecto negativo en quienes la sufren.

La crisis social también se da por los cambios que amenazan las estructuras y traen consigo consecuencias negativas que producen incertidumbre, desesperanza, conflictos, tanto a nivel personal, como grupal. Siempre han existido las crisis y lo más importante es no quedarse sumergido en ellas, sino que se busquen mecanismos de salida, porque a veces las crisis sirven para hacer un análisis de las situaciones que puedan ayudar a madurar, reflexionar y no quedarse enfrascado en los problemas que nada bueno traen al ser humano y a la sociedad.

Es fundamental que las personas se empiecen a preocupar por estas crisis y es así como encontramos al consultor y profesor Jaime Bárcenas que dice: “Es normal que las personas estén preocupadas por la crisis económica, y aún más si de ello depende la estabilidad profesional y personal y propone algunos consejos que podrían ayudar a personas que están en busca de algún cambio, empleo o desean mejorar su empleabilidad:

  • Preocúpese por su desarrollo personal.
  • La nueva situación económica está exigiendo que cambie su mentalidad.
  • El riesgo es algo que debe jugar a su favor.
  • El verdadero aprendizaje se adquiere cuando se comienza a trabajar y a ganar habilidades prácticas.
  • Ser humilde y aceptar que hay que aprender y desaprender constantemente.
  • Hay que tener una mentalidad global”.

Con todo lo anterior, viene un compromiso personal de todos para contribuir a terminar con la crisis social, porque si todos ponen un grano de arena, las cosas pueden mejorar cuando se está pensando en el bienestar colectivo y no en el personal. Así pues que la reflexión para salir de la crisis es ahora, no hay tiempo de esperar.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net