Miércoles, 20 Mar,2019
Opinión / NOV 28 2018

CRQ se salva de la hecatombe

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Sin adentrarme a los lugares quebrados y difíciles de transitar al interior de la Corporación Autónoma Regional, donde la hecatombe moral dejó víctimas sin establecer desde el comienzo hasta el fin del desastre administrativo y político que se presentó en este organismo, tengo que decir que la corporación hoy es otra. Se cree y se tiene confianza en la corporación gracias a la inmejorable escogencia de José Manuel Cortés Orozco sin nexos familiares que comprometan mi ética profesional.

El gobernador Carlos Eduardo Osorio Buriticá —presidente de la junta— y sus miembros fueron iluminados en la sesión del 6 de agosto cuando se eligió a Cortés como director, alentaron a la moribunda entidad, la oxigenaron con dosis suficiente para volver a la vida a la Corporación Autónoma Regional del Quindío. Un ser fantástico parece haberles iluminada. Tal vez una hada con cuerpo de mujer, de mágicos poderes, incursionó a la reunión y dijo: “alto, no más”.

Apenas unas semanas de haber asumido como director este ingeniero agro industrial egresado de la universidad La Gran Colombia, ya tenía tomadas las riendas de la institución defensora del medio ambiente, que no creada para obstaculizar el desarrollo de la región. Hoy, cuatro escasos meses después se cuenta con un funcionario director sacado del seno de la CRQ y no extraído del medio feroz y corrupto de la politiquería. Algunos proyectos de la región empezaron ya a destrabarse, a sacarse del hilo corruptor, se están derrotando los factores de estancamiento que tanto han amenazado al sector de la construcción, por ejemplo.

La línea administrativa de la CRQ se está soportando en la seguridad jurídica y en la oportunidad para la toma de decisiones, todo lo contrario de lo que venía pasando en la institución, ese reino de la crueldad escabrosa y mal oliente de la politiquería. En la CRQ paradójicamente se producían malos olores, había contaminación; el ambiente por dentro era insoportable y no se sentían a gusto sino los insectos. El tratamiento dado a la entidad está dando excelentes resultados. 

Ahora entiendo el porqué de la eficiencia en el tratamiento; el director sabe lo que hace y entiende a las claras lo que le corresponde hacer. Este caballero y discreto señor de profesión ingeniero agroindustrial, lleva en la sangre el trabajo que hace, “Tengo muchas razones para querer a la CRQ; a la corporación me vinculé hace muchos años y a ella le debo hasta le esposa que tengo, a Ana Milena Londoño, mi señora, de profesión administradora agropecuaria, la conocí en la CRQ. Fuimos compañeros de trabajo y de alguna manera nos identificamos en las tareas que adelantamos laboralmente”.

Ojalá la honestidad diera una batalla por mantener durante mayor tiempo al frente de la dirección de la corporación autónoma, a la idónea persona profesional que está orientando sus destinos por el camino que ha debido traer siempre; solo que estaba prohibido por los corruptos.
 

Twitter: @jorgelieceroroz

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net