Domingo, 16 Jun,2019
Opinión / DIC 30 2018

Dar aumenta la felicidad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La vida compartida sabe mejor dicen algunos. Y creo que les asiste toda la razón. Muchos estudios muestran evidencia de los beneficios psicológicos en términos de bienestar y gratificación que reporta dar a otros. Pensar en los demás, hacer algo por ellos y esforzarse por saber qué necesitan y qué los haría sentir bien, es un ejercicio que, si bien demanda en algunos casos un esfuerzo extra y no siempre resulta fácil, es una fuente importante de satisfacción. Según estas investigaciones sobre el comportamiento, disfrutar servir a otros genera una sensación profunda y duradera que está asociado a mayores niveles de felicidad.

Hacer cosas por los demás contribuye a crear vínculos emocionales con conexiones fuertes porque los hace sentir tenidos en cuenta, dignos de nuestro afecto y reconocidos en su valor como personas. Dar es un insumo importante para mantener, preservar y nutrir las relaciones de pareja, familiares, de amistad e incluso las laborales. 

Servir a otros implica pensar en alguien más allá de nuestros propios deseos, preferencias, comodidades o intereses. Ser sensible a las necesidades de quienes nos rodean, entender y atender a lo que estos requieren en un momento determinado, nos saca de pensar en nosotros mismos y en como nos beneficiamos, para ponernos en el lugar de los otros y darle prioridad a su bienestar. Todas estas amables actitudes están asociadas al hecho de tener un propósito en la vida, lo cual aumenta la sensación de satisfacción y realización personal.

Pero, además, disfrutar de ofrecer apoyo, compañía, atención o cooperar con los demás, que son diferentes maneras de dar, tiene otras ganancias. Se ha comprobado que genera un impacto positivo sobre el equilibrio emocional ya que reduce el estrés, la ansiedad, mitiga la tristeza, y disminuye la preocupación por los problemas propios o las situaciones adversas. Es un hecho que las conductas altruistas contribuyen de manera significativa a que tengamos una mejor salud física y mental. Las personas generosas suelen tener estados de ánimo optimistas, relajados y alegres.

Aprovechemos estos días de fin de año para elevar nuestros niveles de felicidad, a través de compartir, expresar afecto, invertir tiempo y dar obsequios con bondad y generosidad a quienes nos rodean. Que tan felices nos sentimos está fuertemente asociado a que tanto hacemos para que la vida de los demás sea más grata y amable.

¡Les deseo a todos mis queridos lectores un feliz, feliz año!


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net