Sabado, 22 Sep,2018

Opinión / AGO 25 2018

Democracia para lo profundo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En el país de Pederastinea —hipotéticamente—, se convocó a los ciudadanos libres e iguales con el fin de que decidieran a través de una consulta popular si aprueban o no que los abusadores de niños y niñas les apliquen como castigo cadena perpetua. De hecho, la mayoría así lo hizo. La mayoría votó negativamente la consulta al considerar que se trataba de un castigo muy severo —sigo suponiendo—, de inmediato el presidente —quien estaba por el sí—, propuso al Senado un proyecto de ley para no dejar sin castigo a los abusadores y, que por lo menos, cincuenta años de cárcel tuviesen como condena. El Senado lo aprobó. 

Pasó el tiempo y los resultados de la medida no daban frutos. Las violaciones a niños y niñas aumentaban. 

Los ciudadanos de nuevo hicieron uso de la democracia electoral para decidir sobre lo profundo, y de nuevo recurren a la consulta popular con el objetivo de lograr las mayorías, y así, insistir en la cadena perpetua para violadores de menores. La cultura política para esta oportunidad había alcanzado mayor madurez, y ganaron en las urnas. Luego, el Senado vinculó la decisión del pueblo, y aprobó prisión perpetua. 

En dicho país, —sigo conjeturando—, los análisis de los resultados se enfocaron en aplaudir la decisión del Senado; sin embargo, otros análisis más objetivos resaltaron las ventajas que tienen los países cuando resuelven sus diferencias internas a través de métodos democráticos. La democracia electoral, y el juego limpio —como debe de ser— fortalecen el poder ciudadano para dirimir los conflictos que se presentan al interior de la sociedad. 

Los problemas del aludido país imaginario no acababan. Habían creado todo lo necesario —en lo que va de su historia— para reducir a cero la corrupción administrativa. Por ejemplo, les habían reducido los sueldos a los senadores; también, eliminaron el beneficio de casa por cárcel a los corruptos, etc.; sin embargo, en Pederastinea, se seguía presentando nauseabundos casos de corrupción por parte de funcionarios. 

De nuevo la cultura política fortalecida, hace uso de la democracia para resolver asuntos profundos. Entonces la consulta popular, como método democrático, se propone aprobar medidas sicológicas anticorrupción. Ya no se trata de cárcel para nadie, ni medidas débiles, solo se proponía que a la entrada de la casa de la persona que había cometido el delito —se escribiera con letra grande y a la vista de todos— como en su cédula de ciudadanía, durante toda su existencia, ‘soy corrupto’. 

Los resultados de la medida fueron a largo plazo, y comprendieron los adultos que la corrupción destruye familias. Les enseñaron a sus hijos el honor familiar, y la conducta correcta en sociedad. Y así evitar ese calificativo durante todo una vida. 

Adenda: votaré 7 veces sí. Algo es algo. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net