Jueves, 20 Sep,2018

Opinión / AGO 21 2018

Desafíos del turismo de eventos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En los últimos años, el turismo de conferencias y reuniones ha despertado interés en gobiernos y empresarios quindianos. Se empieza a considerar como una actividad importante dentro del sector turístico. Este tipo de industria apunta a traer grandes convenciones y ferias que cautiven participantes nacionales e internacionales con el fin de movilizar la economía a través de una visión sistémica que saca provecho de las oportunidades generadas por el conocimiento de la realidad económica, social, cultural y ambiental de la región.

Las iniciativas como ‘Quindío Buró’, que es la entidad encargada de la promoción del departamento como destino de congresos y convenciones ha dado gran relevancia al turismo de eventos en el departamento, también ha sido punto de partida y de apoyo para implementar este tipo de industria en la región. Pero la meta cada vez es más alta, se debe seguir aumentando el número de actividades y, con ello, el número de visitantes. Los buenos resultados dependerán del desarrollo de una estrategia de ciudad y del trabajo articulado de los gobiernos, instituciones, empresas turísticas y sociedad civil.

La tendencia muestra que el departamento del Quindío es muy atractivo para la organización de estos encuentros. Por tanto, teniendo en cuenta la forma depredadora en que ha venido desarrollándose el turismo de masas en la región, se hace evidente la necesidad de fomentar la visibilidad de este sector bajo un enfoque real de sostenibilidad socioeconómica y ecológica.

Es importante posicionar el desarrollo del turismo de eventos, ya que presenta una solución práctica y oportuna a la estacionalidad que enfrentan tantos empresarios. Esta modalidad de turismo intenta acomodarse en la temporada baja, a fin de complementar el clásico turismo masivo de visita de parques y fincas turísticas. Esto permitiría vivir un cambio tanto en la operatividad como en la funcionalidad. Razón por la cual el departamento debe asegurar un posicionamiento turístico que estructure, además de una oferta global realmente sostenible, una imagen que corresponda con sus potencialidades culturales y paisajísticas. 

Viendo al turismo de eventos como un potencial de visitantes en cada época del año, y pensando en el crecimiento económico de la región, los actores vinculados deben empezar a tener una mirada global integradora. No se trata solo de suponer que este tipo de turismo puede ser bueno, se requiere de medidas que al adoptarse garanticen su viabilidad y la de la región. El departamento deberá entonces reforzar y fomentar las buenas prácticas culturales y ciudadanas, dotarse de infraestructuras, atractivos, servicios estratégicos y equipamientos que le permitan posicionarse adecuadamente en el segmento de eventos. Siempre con el foco estratégico de poner en obra los valores del Paisaje Cultural Cafetero a nivel mundial, este aspecto nos conviene a todos. 

Es importante implementar esta estrategia y consolidar eventos inteligentes, es decir, donde estos y el lugar de su realización se vuelvan complementarios e inseparables en cuanto a sus cualidades. El desafío es viabilizar la región en materia de generación de empleo a través de la realización de valores culturales, ciudadanos y paisajísticos que logre posicionar al departamento como un destino de primer nivel para reuniones, congresos y convenciones de talla mundial.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net