Martes, 18 Jun,2019
Opinión / NOV 01 2018

Educar para la ciudadanía

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En días pasados, los colombianos vimos marchar a un movimiento estudiantil organizado, reflexivo, creativo y alejado de expresiones violentas.

Están en la memoria, las imágenes de los representantes de los estudiantes exponiendo sus reclamos ante un frío legislativo. Así como su argumentada intervención en medios, frente a desinformados comunicadores. Ni qué decir, sobre la actitud valerosa de jóvenes que expulsaron de las marchas a encapuchados que pretendían sembrar el caos. A estas acciones, se suma el intercambio de flores y abrazos con miembros de la policía. Lo anterior, es un esperanzador reflejo de lo que significa educar en ciudadanía.

La violencia, ha sido adoptada culturalmente por los colombianos como la manera de resolver sus diferencias. Por ello, es fundamental trabajar en la formación de ciudadanos demócratas, participativos, críticos, respetuosos del ser humano y su dignidad.

 Promulgada la Constitución de 1991, Colombia se comprometió a desarrollar prácticas democráticas para el aprendizaje de los principios de la participación ciudadana. De esta manera, el Ministerio de Educación Nacional (MEN), se hizo responsable de formular políticas, planes y programas dirigidos a la formación de la ciudadanía en el respeto a los derechos humanos, la paz y la democracia.

El MEN define las competencias ciudadanas como “El conjunto de conocimientos y de habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas que, articulados entre sí, hacen posible que el ciudadano actúe de manera constructiva en la sociedad democrática”.  A través de ellas, se aspira a formar ciudadanos comprometidos, respetuosos de la diferencia y defensores del bien común

Frente a la formación en ciudadanía, el profesor Julián De Zubiría, consultor en educación de Naciones Unidas, afirma que “La escuela no puede concentrarse únicamente en la dimensión cognitiva. Necesitamos que se convierta en un espacio en el cual desarrollemos intereses y fortalezcamos la autonomía y la solidaridad. Necesitamos formar individuos que se comprendan a sí mismos, a los otros y al contexto. Necesitamos individuos más éticos, sensibles e integrales, y eso sólo lo resolveremos si entendemos que el trabajo en la dimensión ética, valorativa y ciudadana es una responsabilidad de todos”.

Cuando hablamos de formar, no podemos referimos exclusivamente a los docentes sino también a  padres, acudientes, directivos y administradores escolares. Todos, debemos contribuir al fortalecimiento de competencias ciudadanas y socioemocionales actuando de  manera constructiva para transformarnos en una sociedad pacífica, democrática y respetuosa de las diferencias.

Si bien la violencia, el conflicto y las guerras hipotecan el futuro de las sociedades, en el caso colombiano la educación en competencias ciudadanas será clave para reconstruir el tejido social, fortalecer la confianza e inspirar a las nuevas generaciones a comprometerse en la construcción de una sociedad que sea referente de participación, inclusión, pluralidad, equidad, justicia y respeto por los derechos humanos. No perdamos la esperanza.

Asesor del Comando de Personal del Ejército

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net