Miércoles, 23 Oct,2019
Opinión / FEB 08 2019

El agua, otra vez el agua

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Cada vez hay más dudas sobre el estado y calidad del patrimonio hídrico que debe pertenecer a la comunidad. Nos están acostumbrando a emergencias reiterativas en el servicio del acueducto de Armenia y pasadas estas, siempre se nos quiere presentar justificaciones como si fueran algo pasajero.

Nos va quedando la sensación que lo único que les importa a los administradores de empresas creadas para garantizar bienestar a la población, es el negocio y la rentabilidad, que además no nos queda claro en dónde terminan.

Según el Estudio Nacional del Agua 2018 —Minambiente, Ideam—, en el Quindío, cerca del 60% de sus municipios se encuentran en alto riesgo de sufrir desabastecimiento. El departamento se halla entre los de mayor potencial de erosión hídrica. 

Un estudio del Instituto Nacional de Salud asegura que este es el departamento con mayor número de muertes por contaminación, esencialmente del agua. Se estima que anualmente son 54,4 habitantes por cada cien mil, que pierden sus vidas por dicho factor en nuestro territorio. Es decir, pasamos de los 300 fallecidos al año por el agua contaminada que bebemos y el aire que respiramos en el departamento más joven del país. 

Ya en diciembre de 2016, el medico experto parasitólogo y decano de Ciencias de la Salud de la universidad del Quindío, Jorge Enrique Gómez Marín, PhD, advertía que “si no hay monitoreo a parásitos, ningún niño ni embarazada debería tomar agua sin hervir, lo ideal es que todos hirviéramos el agua antes de consumirla, pues los efectos son perjudiciales para nuestra salud, incluso sin estar dentro de los grupos vulnerables citados, dado que recientes estudios a nivel global, demuestran la importancia de patógenos como el cryptosporidium, que es el protozoario más frecuentemente detectado en agua para consumo humano”.

La semana anterior fue noticia que, “por solicitud de la Procuraduría, el Tribunal Administrativo del Quindío ordenó proteger los derechos colectivos al medio ambiente sano, y a la seguridad y salubridad pública de los habitantes de Armenia, ante la grave problemática por la contaminación de quebradas y ríos de la ciudad”. 

Pero paralelo a lo anterior, el Gerente de Empresas Públicas de Armenia, EPA, anunció posibles demandas legales a quienes hayan venido denunciando el deterioro del agua por factores como la minería ilegal en las cuencas altas de ríos y quebradas, el vertimiento de aguas servidas sin ser tratadas y los agrotóxicos utilizados en cultivos. Según él, el agua que sale del grifo, es apta para el consumo humano, tal como llega. 

Nota: Total rechazo merecieron las palabras del alcalde de Armenia, afirmando que el desempleo en la ciudad se debe esencialmente a que sus habitantes no quieren trabajar. Como son incapaces de solucionar dicha problemática socioeconómica, entonces culpan a los ciudadanos de a pie. Feliz viaje a Turquía.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net