Sabado, 25 May,2019
Opinión / MAR 21 2019

El caballo equivocado de la educación

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En un artículo de El Espectador (2019) psicólogos educativos como Raúl Garavito Rivera cuestionan los métodos para enseñar a leer a los estudiantes en el sistema académico. Entre los expertos que cita está Frank Smith autor del libro: De cómo la educación apostó al caballo equivocado (1994). Apuesta basada en creer que se puede enseñar a leer libros a los jóvenes.

También referencia a Bruno Bettelheim, otro autor, quien considera que la lectura es un arte arcano, un arte secreto que reviste de un poder mágico al iniciado, pero imposible de enseñar: intentarlo es truncar el secreto de iniciación del joven en el interés de abrirse a nuevos mundos; porque quien se aficiona a la lectura adquiere un extraordinario poder de transportarse sin límites en el tiempo y el espacio a mundos desconocidos. 

Dice Garavito que esto lo deberían tener claro los educadores, los funcionarios y todos los que deseen conseguir estrategias para generar afición a la lectura de libros; porque cuando se implementan técnicas para leer y se empaquetan en tareas, se inhibe el paso secreto que libera al caballo cuyo jinete sería un ávido lector; esto lo muestran las estadísticas cuyos resultados señalan la pobreza en hábitos de lectura. 

Aquí está el quid del asunto, quien pretende ser un educador que enseña a leer, posiblemente no lo logre recomendando textos. Debe dar el ejemplo que él mismo experimentó siendo un iniciado en este arte arcano y que le fue transmitido observando a alguien, familiar o profesor, cuando a su vez leía o hablaba de un autor o de un libro, transformándolo en otro avezado lector que narra a sus alumnos las maravillas de este encuentro.

Es el caso de Estanislao Zuleta, que tuvo la oportunidad de conocer a Fernando González y a León de Greiff, dos excelentes lectores, quienes lo iniciaron en esta experiencia de la lectura graduándolo como uno de los lectores más agudos de Colombia.

Este, decía que un buen maestro es el que logra hacer enamorar a los estudiantes de los autores y sus libros hablándoles con la pasión de un auténtico lector; y que se confirmaría esta destreza, cuando el estudiante, después de escucharlo exponer, se dirija a su escritorio para manifestarle su deseo de querer conocer a ese autor maravilloso que le ha presentado.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net