Miércoles, 17 Jul,2019
Opinión / JUN 15 2019

El conflicto socioambiental se agranda III

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Este diagnóstico ambiental que presentó el actual gobernador, reconoce el avance de la minería como “factor de amenaza importante”. Pero cuando avanza, menciona a la llamada pequeña minería, diciendo que “su impacto ambiental es bajo, a mediano plazo”.

Al parecer desconocen toda la huella negativa dejada por estas empresas que perturban totalmente los ríos, provocando deterioro de la calidad del agua y hasta la extinción local de especies hidrológicas, sin olvidar la obvia alteración paisajística. Aunque se reitera que esta actividad económica está dedicada a suministrar material para la construcción en la región, lo cierto es que a través de ella se extrae oro y por denuncias conocidas, se utiliza para esto el llamado ‘azogue’ que no es más que el mismo mercurio. 

Debemos dejar claro que la actividad extractiva de material de río para la construcción es maximizado por el crecimiento desmesurado urbanístico que está deteriorando por igual el territorio quindiano.

 Muy interesante su afirmación en el sentido de que “La potencial generación de impactos ambientales irreversibles por la explotación minera, son en especial, la contaminación y/o escasez del agua, la potencial pérdida de la tierra productiva para las actividades agropecuarias, la potencial afectación de ecosistemas estratégicos y la alteración o pérdida del paisaje. También hay una potencial generación de impactos sociales irreversibles como el desplazamiento de la población por la labor minera, el cambio en las actividades económicas tradicionales, entre otros”. 

Solo podemos decir que ante acertado diagnóstico, lamentamos que este no haya servido para implementar iniciativas desde el gobierno departamental que nos condujeran a la recuperación del deteriorado entorno y a la construcción de un mejor ambiente. 

Quiero reseñar que el señor gobernador afirmó en mayo de 2017 “Respaldamos a los alcaldes y alcaldesas que quieran hacer la consulta popular y respetamos las acciones que de allí surjan, nosotros estamos en contra de la megaminería, nuestra riqueza es la biodiversidad y por eso queremos cuidarla y respetarla”. 

Anteriormente había asegurado que se ataría a un árbol antes que dejar que la gran minería destruyera el territorio. Hoy contrariamente, realizó una solicitud de control de legalidad al Tribunal Administrativo del Quindío, TAQ, sobre el acuerdo 01 de 2019 del concejo municipal y avalado por el alcalde, consistente en la prohibición de la pequeña, mediana y gran minería de metales en el municipio de Salento. El tribunal acaba de sentenciar a favor de la demanda del sacerdote-gobernador lo cual deja en riesgo de ser arrasado por la minería al municipio Padre del Quindío. ¿En qué quedaron sus promesas señor gobernador? Con su gobierno el conflicto socioambiental se agrandó en el departamento del Quindío.

Estuvimos participando activamente en la IV Marcha Carnaval, en defensa de la vida, el agua y el territorio. Fue otra masiva demostración de que la comunidad quindiana rechaza la agresión contra su territorio. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net