Lunes, 24 Sep,2018

Opinión / MAR 08 2018

El deja vu de la política

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Las propuestas de un candidato representan en esencia lo que él piensa sobre el Estado y la democracia, la sociedad, el territorio, la civilidad, la seguridad, la producción y el empleo, la educación y el conocimiento, el medio ambiente y todo lo que tenga que ver con desarrollo y bienestar, así como con la forma en la que el Estado atiende las demandas socioeconómicas de la población. Este cuerpo de pensamientos es lo que un aspirante exhibe al electorado con el propósito de seducirlo e invitarlo a votar por él, ya que los otros sistemas tienen que ver con las prácticas clientelistas representadas en la entrega dádivas y canonjías, promesas de contratos, reparto de viandas, chantajes so pena de perder el empleo y hasta con el montaje de espectáculos pasajeros con guachafita incluida.

Sin embargo, al observar la mayoría de nuestras campañas y el menú de las propuestas que los candidatos ponen a consideración ciudadana, se me antoja pensar que nos hallamos ante un popurrí político. Como el término popurrí, según la RAE, se refiere a una mezcolanza de cosas, generalmente extrañas y confusas, pero también una composición formada por varias composiciones musicales, generalmente con alguna característica en común (tener un mismo género o autor), podría colegir que buena parte de las propuestas electorales se comportan como un revoltijo de ideas e iniciativas que bien pudieron haber sido sacadas de campañas pasadas, por lo que son algo así como una partitura inconexa de composiciones varias que poco o nada se diferencian entre sí.

En realidad, en este escenario brillan por su ausencia las ideas y fórmulas novedosas e innovadoras que inciten a pensar disruptivamente al electorado y que, de paso, desafíen su inteligencia. Luego de ver noticias y entrevistas de unos y de otros, de observar plegables y publicaciones y de presenciar foros, personalmente llego a la conclusión de que a los ciudadanos nos es difícil separar a los candidatos por sus ideas, pues en esencia todos hablan cosas parecidas, cosas similares a las dichas en las últimas campañas. 

De ahí que el foco de la política parece no estar puesto en la base programática, ya que ésta es fácilmente reciclable. Todo indica que la atención se enfoca en la publicidad, en reclutar líderes, en hacer promesas, en pagar estipendios, en negociar apoyos, en trastear electores y en descrestar con logísticas vistosas.

No obstante, debo ser claro en señalar que algunos contertulios me han dicho que no debería comparar nuestra política tradicional con un popurrí, pues la política es una práctica demasiado seria que se ocupa de las relaciones e intereses entre la sociedad y el Estado como para imaginar siquiera que ella sea equiparable a una mezcolanza de hechos pretéritos que se repiten en el presente.
Esta opinión, respetable por demás, me ha puesto a pensar si en realidad me equivoco al asociar las propuestas políticas con un popurrí. Empero, de una cosa estoy seguro, los planteamientos en campañas de muchos candidatos a cargos de elección popular son como un deja vu, pues al oírlas siento la sensación de estar experimentando un hecho vivido con anterioridad, es como estar a bordo de un tiovivo que gira sobre el eje de una misma realidad.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net