Miércoles, 14 Nov,2018

Opinión / FEB 19 2018

El futuro inmobiliario

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El doctor Óscar Borrero Ochoa es un destacado economista, expresidente de la Federación Colombiana de Lonjas, Fedelonjas, y reconocido perito-valuador de la Lonja de Bogotá; el 10 de enero del corriente escribió un importante documento de 24 páginas titulado ‘Perspectivas inmobiliarias para el año 2018’, del cual transcribo algunos apartes por el conocimiento que el doctor Borrero tiene sobre las problemáticas de la construcción, venta y arriendo de inmuebles en el país.

La construcción en Colombia se ha venido desarrollando desde el año 1996 entre crisis y bonanzas: entre 1996 y 2001 la peor crisis de los últimos 50 años; entre 2002 y 2008 y 2010 y 2015 hubo buena actividad en el sector, y entre 2016 y 2017 la finca raíz redujo de nuevo sus ventas, este freno ocurrió en varias ciudades, en particular en la ciudad de Bogotá.

En los años 2016 y 2017 hubo burbuja inmobiliaria, no hipotecaria, se destacó la sobreoferta y los altos precios. Su resultado se vio en las bajas ventas de vivienda nueva y los inmuebles comerciales. El año 2018 tendrá mayores dificultades que vienen del sector político porque será un año de elecciones, cambio de congreso y de presidente, y se espera un nuevo ajuste fiscal.

La vivienda VIS continúa vendiéndose ágilmente en Bogotá, el problema es encontrar lotes para construir, lo mismo puede estar ocurriendo en el resto del país. La caída en las ventas de vivienda nueva se produjo en toda Colombia; las únicas ciudades que aumentaron ventas fueron Cali y Barranquilla, en Manizales y Pereira se sostuvo, las demás ciudades cayeron en ventas; las más críticas fueron Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Villavicencio y Armenia.

Quien quiera vender vivienda nueva o usada en menos de 3 meses, debe reducir sustancialmente el precio; lo mismo ocurre con el arrendamiento, difícilmente produce el 1% de renta mensual; van a bajar los pedidos de arrendamientos.

Seguirá la demanda para vivienda usada que tiene valores muy elevados, de la misma manera para vivienda en arriendo también con altos precios. La venta y arriendo de oficinas, bodegas y locales se encuentra en estado crítico en la mayoría de las capitales como resultado de la sobreoferta. El mercado de lotes de terreno para estratos medios y altos, está en recesión, para el 2018 se espera la reducción de los precios del suelo.

No todas la ciudades tienen el mismo ciclo inmobiliario: el caso de Armenia es ‘sui géneris’ por los problemas surgidos de la suspensión de artículos del POT y la derogatoria de decretos sobre construcción en la avenida Centenario. Camacol Quindío ha explicado ampliamente esta situación, se avizora un año 2018 con dificultades para el gremio, baja en las ventas y desempleo.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net