Jueves, 20 Sep,2018

Opinión / JUL 18 2018

El gerente del cerebro

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En nuestro desarrollo como especie y como individuos tenemos una capacidad mental que nos diferencia de otras especies y que tiene que ver con las estructuras cerebrales más modernas de los humanos, sin embargo, por ser las más nuevas son las que en ocasiones se debilitan o afectan más rápidamente cuando tenemos una dificultad en la historia de vida, en el nacimiento, parto o algún factor hereditario.

Las funciones ejecutivas nos permiten regular nuestra conducta, estabilizar una emoción, planear nuestras acciones, organizar gran parte de nuestros pensamientos y proyectar las conductas a seguir en cada una de las ocupaciones o procesos de vida. Las funciones ejecutivas son como el director de orquesta dentro de nuestro cerebro, un gerente que cuando falla afecta considerablemente a los niños.

Cuando nuestros hijos tienen dificultades en la concentración, atención, hiperactividad pueden tener debilidad en las conexiones neuronales y en el desarrollo de ese gerente interno, se les dificulta la planeación, la organización, la estructuración y la secuenciación, en muchas ocasiones no se da un adecuado proceso de regulación de la actividad física, vemos a los niños mucho más moviditos, más activos de lo normal y no siguen reglas o instrucciones complejas.

Yo siempre digo a los padres que estos niños tienen toda la capacidad cognitiva de aprender, de generar un proceso de desarrollo paulatino, pero por estas dificultades ejecutivas tienen su gerente incapacitado y la empresa se desordena un poco.

Como padres podemos fortalecer significativamente el proceso ejecutivo teniendo desde nuestra voz y desde nuestras conductas la posibilidad de generar planeación, anticipación, regulación, horarios estrictos y organización de la conducta, si un niño tiene dificultad con su gerente requiere que el padre gerencie de alguna forma por el y permita la regulación emocional hasta que esta se convierta en un aprendizaje estable que el niño pueda ejecutar en cualquier situación o ambiente.

Algunos padres tienden a culpar al colegio o a pensar que al llevar a sus hijos a terapias, estas deben generar un cambio inmediato y verse un resultado en su conducta, esto genera frustración en las familias y deterioro del aprendizaje ya que al verse implicadas las funciones ejecutivas lo que más se deteriora es el proceso de habilidades de rendimiento académico.

Construir estas habilidades en los niños es tarea de todos y empieza por el reconocimiento de la voz externe e interna, permitamos el proceso y ayudemos a consolidar esos gerentes y directores del cerebro.

Neuropsicólogo
www.davidcubillos.com.co
Clínica NeuroMental Cra 11 #15N-14 La Castellana
Citas: 3217126990 - 7362260

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net