Lunes, 19 Nov,2018

Opinión / MAR 04 2018

El pasado en presente

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El pasado carga y corrompe. El pasado absorbe y neutraliza si no hay una actitud revulsiva capaz de modificarlo. No es cuestión de saber qué pasó, cuáles los hechos y los héroes, sino de revisar huellas del pasado de una sociedad atrapada, inmovilizada e incapaz de una verdadera transformación. De los grandes problemas de la historia reciente es el de la propiedad y uso de la tierra. 

La historia contemporánea muestra cómo los conflictos sociales y la violencia han estado ligados al problema de la tierra. Por la propiedad, la posesión, la tenencia, y, últimamente por el uso y usufructo que se obtiene de ella. Lo más significativo es que alrededor de la colonización, apropiación y reparto de lo que ha sido este recurso, se explica la naturaleza y función del Estado, de un poder central incapaz de ejercer presencia y legitimidad a lo largo y ancho del territorio. Las políticas públicas relacionadas con lo rural han estado sometidas a poderosas fuerzas locales y regionales, legales e ilegales, sin las cuales es imposible cualquier intervención u ordenamiento en lo que corresponde con la tierra. Un “dominio indirecto”, diríase, del que habría que liberarse. 

El campo y la cuestión agraria hay que entenderlos desde una perspectiva de política pública, con un diagnóstico completo y pormenorizado de los factores que han incidido en el asunto y de cómo desde allí se explica en buena parte lo que ha sido y es la violencia pública en el país.

A grosso modo se destacan algunos. Por ejemplo, uno de ellos está relacionado con la propiedad: ¿De quién es la tierra? que no solo está referida a propiedad legal, sino a las invasiones, colonización, expropiaciones de facto, desplazamientos y conflictos, que han conducido la frontera agrícola a lugares inhóspitos e infértiles, o de límite vertical, como áreas protegidas (parques naturales) y baldíos reservados (humedales, páramos). Se perjudican así los recursos hídricos y naturales, a la vez que se estimulan los enfrentamientos de campesinos y grandes propietarios pues no hay tierra suficiente para cubrir las perentorias y obligadas demandas por el goce de la propiedad. 

La ganadería extensiva es otro de los factores. Las mejores tierras se dedican a esa actividad, sin desconocer que muchas de ellas son extensiones de engorde o fruto de apropiación ilegal o violenta. La pregunta, que contiene un trasfondo histórico, es ¿cómo fue posible que la mitad del área agraria del país haya quedado en manos del 4% de dueños que poseen más de 500 hectáreas y cuánto de ellas es tierra baldía despojada a la nación? Es decir, ¿cómo es posible que unos pocos capitalicen rentas de la tierra en un país con tanta desigualdad social?

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net