Martes, 25 Sep,2018

Opinión / AGO 06 2018

El propósito de la cultura

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Produce satisfacción que el Quindío se haya consolidado como un sitio donde el talento abunda: escritores destacados, bailarines incomparables, músicos, pintores y grabadores, intérpretes de diversos instrumentos, hijos propios y adoptivos de esta tierra, que hacen gala de dones excepcionales y se convierten en embajadores dorados de nuestra identidad.

Sería interminable la lista de quienes, desde diversas formas del arte, se destacan y muestran que, aquí talento es lo que sobra y posibilidades para crear y ser oferta para el mundo.

Enorgullece que en las festividades de los municipios —como Quimbaya, por ejemplo—, la presencia de expresiones culturales tenga espacio. Que tengamos teatro, música y danza, significa que estamos comprendiendo cuál es el tipo de identidad que debemos forjar y de qué manera mostrarnos ante el mundo.

Cada vez más, recibimos eventos de gran importancia nacional e internacional.

Fantástico el festival Internacional de Danza Folclórica en la ciudad luz y en el Edén Tropical, fabuloso escuchar saxofón o violín, en interpretaciones hechas por artistas de talla universal. Qué bien por la presencia del cuentero cubano Aldo Méndez en nuestra tierra, fabulosas las expresiones del teatro como la de la agrupación Huellas y Cardumen, espectacular lo que hacen la Loca Compañía y Teatro Azul, nuestra emblemática Fundanza, Henry Villada y una lista extensa de seres humanos que destilan arte en nuestro suelo.

¿Cuál es el propósito de la cultura y el arte, en el corazón de una comunidad?

Primero, ser fuente de paz y convivencia. Si algo contribuye a crear armonía, apaciguar los ánimos y generar interacciones positivas, es el arte. Ejercerlo le da otra forma al alma.

Segundo, recrear el espíritu. Qué puede enaltecer más y acercar a la trascendencia que una buena pieza musical, una danza impecable, una exposición o una obra teatral. Conducen al cielo y llevan el pensamiento a un nivel superior. 

Tercero, preservar la memoria. El arte nos cuenta de muchas maneras. Las historias que hemos protagonizado, se mantienen vivas gracias a él. El cine, es una sucesión de momentos que alguien vivió —o soñó—. Más allá de la muerte, una canción o un poema, son un pasaporte de inmortalidad.

Cuarto, contar la identidad de las naciones. Así como relata quiénes hemos sido, describe los que somos hoy, la forma que nos caracteriza, la manera en la cual nos comunicamos, lo que nos interesa, en general… lo que hace único a cada pueblo.

Quinto, ponernos en contacto con la belleza. La estética es la presencia que subyace en el arte y se expresa en él. Conecta al alma y le genera felicidad. 
Todo esto y más constituye el propósito de la cultura, cada vez más necesaria.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net