Martes, 18 Sep,2018

Opinión / FEB 22 2018

El Quindío se vende y se regala

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del departamento del Meta, lo que le da el derecho a su gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la terminal de la capital del Quindío.

 

Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la terminal?, ¿qué está haciendo la alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?

Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, lo esencial es que a los cuyabros se nos enbolató el civismo y el sentido de pertenencia que otrora nos caracterizó y nos dio por entregar nuestro patrimonio ante tanta indiferencia colectiva y falta de liderazgo.

A parte de la terminal, el listado de bienes perdidos es largo y superaría las pretensiones de esta columna. Uno de los que más duele es el aeropuerto El Edén inaugurado en 1948 luego que Alfonso Tobón Gutiérrez donara parte de los terrenos de la hacienda El Edén para su construcción y que los habitantes de Armenia aportaran buena parte de su financiación mediante una semana cívica.

En un artículo de Jaime Escobar Corradine publicado en la página de Aviacol, se lee que la Empresa Colombina de Aeródromos, ECA, le compró a Avianca en 1956 la totalidad de los aeropuertos que operaba por 13 millones de pesos, ya que la aerolínea tenía bajo su control el 85% de los campos aéreos del país. El otro 10%, controlado por la nación, era de propiedad de la Dirección de Aviación Civil y el 5% restante era de propiedad de algunos municipios, como el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín, el El Edén de Armenia y el Matecaña en Pereira (Medellín y Pereira los conservan). 

Luego, en 1968, se suprimió la ECA y se creó el Fondo de Aeronáutica Nacional adscrito al Departamento Administrativo de la Aeronáutica Civil. Entidades que en 1992 se fusionaron para darle vida la Aeronáutica Civil, Aerocivil. Vaya uno a saber ¿cómo la Aerocivil resultó dueña de nuestro aeropuerto?, ¿cuál fue el alcalde que vendió o regaló El Edén y con qué autorización?, ¿cómo diantre se nos ocurrió entregar un bien construido en terrenos donados y con aportes cívicos?, ¿cómo mirar a la cara a los descendientes de don Alfonso Tobón y a todos los armenios que donaron recursos para decirles que lo que le regalaron a la ciudad se lo pasamos a un tercero?

Pero la historia del desarraigo no para ahí. Basta recordar que la Edeq y Telearmenia fueron nuestras y hoy están en manos del Grupo EPM y Movistar. Que el Deportes Quindío, equipo que se creó gracias a donaciones de los armenios, hoy es de alguien que no es ángel de nuestra devoción. Que los terrenos de la antigua estación del ferrocarril de Armenia son de Invías.  

La historia nuestra se parece a la del Tesoro Quimbaya, patrimonio precolombino del Quindío que el presidente Carlos Holgúin Mallarino regaló en 1893 a la Reina María Cristina de España. Así somos, cada vez que entregamos o vendemos nuestra herencia, hipotecamos nuestro futuro.

 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net