Jueves, 23 May,2019
Opinión / MAR 19 2019

El régimen político venezolano (2)

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En la columna anterior se afirmó que el manejo mediático de la crisis venezolana, descuidaba el tratamiento sobre el régimen político —RP—, lo que dificulta la comprensión de la crisis —LA CRÓNICA 4- III- 2019—. Las transformaciones que requería el nuevo proyecto social denominado socialismo del siglo XXI, estaban contenidas en el diseño de un nuevo tipo de Estado consagrado en la constitución de 1999. 18 jornadas electorales sucesivas, algunas de ellas cuestionadas por los opositores, afianzaron el nuevo RP.

 

El fracaso del golpe de Estado año 2002, produjo una reacción del gobierno que redujo espacios y capacidad de maniobra a poderosos grupos opositores internos. Sin embargo la fortaleza del RP tenía un talón de Aquiles, el desplome de los precios del petróleo, la crisis de Pevedesa, que fue siendo desmantelada de su personal técnico experimentado, al entrar en oposición con el gobierno fueron debilitando las misiones sociales ‘Barrio Adentro’ dirigidas a los pobladores excluidos. El mal manejo de las relación del gobierno con amplios sectores formales de la economía, entre ellos un gran sector de los trabajadores, intelectuales, estudiantes y clases medias, redujeron la base social del proyecto chavista, que tuvo como consecuencia la pérdida de las mayorías de la asamblea venezolana, que entraría a disputar el poder central del país amenazando con la destitución del presidente. A este proceso se le sumaría la muerte del presidente Hugo Chávez Frías en el año 2013.

Las situaciones de doble poder no perduran cuando los actores en conflicto tienen proyectos totalmente contrarios. Se produjo entonces una nueva reacción del ejecutivo que dejó sin funciones la asamblea y convocó un nuevo órgano constituyente que haría las veces de legislativo. La oposición no logró consolidarse como bloque interno y se potenció la reacción internacional dirigida por EE. UU. ya en la época Trump y en Colombia con el regreso del uribismo al poder.

La ofensiva diplomática, el bloqueo político y económico ha sido enorme, mencionemos algunas modalidades: el gobierno de los Estados Unidos ha expedido decretos extraterritoriales, bloqueos a través de intermediarios mediante agencias de calificaciones de riesgo, bloqueo informativo y noticias falsas —El Espectador 12-3-2019 pág. Internacional—, sanciones del departamento del tesoro prohibiendo la compra de deuda con el banco Central y Pevedesa, bloqueo a todas las transacciones financieras del país incluyendo la venta de medicamentos y alimentos: 300.000 dosis de insulina pagadas por el gobierno de Venezuela no llegaron al país, los bancos norteamericanos se negaron a recibir fondos para transar inmensos cargamentos de medicamentos para pacientes con diabetes, el laboratorio Colombiano BSN Medicas impidió la llegada de un cargamento de primaquina, medicina usada para tratar la malaria… —www.chileokulto.cl Por Pedro Santander—. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net