Martes, 21 May,2019
Opinión / NOV 26 2018

El territorio

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Mucho se viene comentando contra los nacionalismos, lo molesto de las fronteras y de la bienvenida globalización, aunque traiga el mal del corporativismo incluido como espada de Damocles para las futuras generaciones de ciudadanos y gobernantes, y ahí tienen como prueba un botón: Odebrecht.

Lo mismo ocurre en las provincias y regiones en cada país, en nuestro caso el departamento del Quindío, aquel lugar por donde llegó la industria, donde se generó el mayor ingreso per cápita de la historia, ya por tabaco, ya por la caña, ya por el café, y lugar de gente acogedora, emprendedora y solidaria. Y estamos seguros que será la gran plataforma logística hacia el occidente de Colombia y sur de América, así como el nuevo núcleo de desarrollo agroindustrial. 

Todo lo anterior para decir que se debe administrar el territorio para que despegue, para que con tanto pasado y futuro, en el presente la dirigencia tenga el sentido común de tomar decisiones que mejoren la actualidad calamitosa que vivimos, y se siembren las bases de la recuperación económica y social.

Durante la presente semana vimos pasar caravanas de caminantes de origen venezolano, lamentables las condiciones y la cruda verdad de quienes llegaron hasta el sur del continente y no encontraron solución a sus necesidades, o sino allí se habrían asentado. Y para corroborarlo tampoco en el territorio nacional la encuentran, pero ya se están generando problemas sociales y de seguridad en algunas partes de la patria.

En el Quindío, en el pasado, recibimos por decisión de los gobernantes de turno desde reinsertados de derecha, de izquierda y muchos grupos étnicos, con la seguridad de acogerlos y mejorar su calidad de vida. Después del terremoto acogimos a muchos habitantes del país que venían con el ánimo de mejorar su calidad de vida en esta tierra. Los resultados buenos o malos los tenemos ahí y debemos afrontarlos para mejorar la vida en este entorno paradisiaco de Colombia.

Pero lo que sí debemos enfrentar, es que las autoridades nacionales tomen decisiones sin que nuestros gobiernos intervengan, ya se vienen comprando predios por una institución nacional para entregarlos en el agro, y cuando pasa el tiempo solo vemos el hacinamiento de familias que solo viven bajo cuatro guaduas y plásticos, careciendo de infraestructura sanitaria, y con unas tierras de tan poca mensura que se puede asegurar no podrán autoabastecerse.

Es hora que miremos qué pasa en el territorio, recorriéndolo, mirando como nos afectan las decisiones de entes nacionales, como propios y nuevos habitantes viven con las condiciones de vida de esa tierra de los mayores. Llegan nuevos habitantes al territorio por su belleza y bondades, debemos administrar el territorio para construir ciudadanía.
 

[email protected]


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net