Jueves, 18 Abr,2019
Opinión / ENE 28 2018

El valor de no tenerlo todo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En días pasados leyendo el periódico me encontré con el siguiente titular “Está bien que los hijos sufran” y seguramente esta afirmación suena cruel, especialmente cuando cada día se conocen más casos de mal trato y violencia hacia los niños.

Sin embargo, al seguir leyendo, como me sucede cuando converso con padres de familia sobre aspectos que tienen que ver con la crianza en este tiempo, el significado que tienen frases como esta cobra un nuevo significado. Tiene que ver con que un aprendizaje importante para los niños y jóvenes de hoy es el que tiene que ver con exponerlos a situaciones que según ellos mismos y también los padres les causan algún nivel de incomodidad, malestar o frustración.

Me refiero a la pertinencia de que les permitamos a nuestros hijos aprender a esperar, a no tener todo lo que desean, esforzarse por alcanzar una meta aunque sea muy difícil, hacer algo así no les guste, volverlo a intentar cuando han perdido, experimentar el fracaso o la decepción. Incluso, tengo que confesar que hasta llego a recomendar que deliberadamente hagamos que experimenten una vez al día algunas de estas sensaciones.

Práctica que para muchos resulta muy difícil, pues la tendencia a sobre protegerlos, allanarles el camino y querer que siempre estén felices y contentos es más fuerte que la reflexión.

La propuesta es darles la oportunidad para que lidien con naturalidad y sin tanta intervención adulta con hechos normales de la vida cotidiana como solucionar por sí mismos los altercados que tienen con los amigos, esperar que la mama termine de hablar por teléfono para que ella atienda a lo que le piden, postergar un par de horas el antojo de comerse un helado de chocolate , dejar de ver su programa favorito porque tiene que volver a leer el poema que aún no ha logrado aprenderse, ponerse triste porque en el descanso no lo invitaron como todos los días a jugar, decepcionarse porque su dibujo no quedo tan bien como el de su compañero, frustrarse porque la maqueta que hizo con tanto esfuerzo no obtuvo la mejor nota y así infinidad de ‘momentos pedagógicos’ que les ayudarán a ir aprendiendo que las cosas no ocurren siempre en el momento que uno las desea, de la manera que se quiere y tal cual uno las imagina. 

Bajo la premisa de que crecer y madurar implica necesariamente cierta cuota de frustración, desencanto y aburrimiento los padres y abuelos, ya en mi caso, tenemos que hacer de tripas corazón para no allanarles todo el camino, no darles gusto en todo sus deseos porque ya la vida es suficientemente dura y no aceptar aunque sea a regañadientes, atender todo lo que exigen. Además de evitar sentirnos culpables por no hacerlo.

Los niños, aun los más pequeños tienen una expresión muy diciente que hasta suena tierna cuando algo les causa molestia porque les exige un esfuerzo mayor: “no me hace tan feliz”. Realmente no lo hace feliz acostarse temprano, volver a hacerlo una y otra vez, arreglar el desorden monumental que hizo en cinco minutos de juego, apagar la tele porque ya es tarde, ofrecer disculpas cuando ha herido al alguien, ayudar en la casa y muchas otras acciones que los padres ‘sufren’ día a día con sus hijos adorables, pero fans de la comodidad y las cosas fáciles.

Pero resulta que permitir estas dosis razonables de carencia va formando poco a poco el carácter y la voluntad y les ayudará a desarrollar valores como la persistencia, la perseverancia, la paciencia, el agradecimiento y en últimas, a asumir los retos que la vida le va poniendo, con solvencia emocional, principio de realidad y mayores posibilidades de éxito y felicidad.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net