Domingo, 13 Oct,2019
Opinión / SEP 02 2019

Élites brillantes

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ámsterdam, es la capital oficial de los países bajos, denominados así porque están ubicados por debajo del nivel del mar. En sus 1.744 años que cumple este 27 de octubre, Ámsterdam la ciudad más grande de Holanda y de los países bajos se convirtió en un gran centro financiero y cultural. 

Fundada por un pueblo de pescadores, es hoy una de las ciudades mejor planificadas del mundo, su ubicación geográfica, entre la bahía del mar del norte y el río Amstel necesitó la construcción en las primeras décadas del siglo XX, de un dique de cierre que la separó del mar. 

Urbanísticamente el crecimiento de la ciudad fue posible por la construcción de numerosos Pólderes —terrenos disputados al mar— 160 canales que abrazan la ciudad en forma de abanico comunicados por 1.300 puentes. El agua proveniente del mar y de los ríos que constituían un peligro, fue, con la inteligente planificación urbana de la ciudad convertida en una aliada a través de los canales, a su lado se construyeron las calles y en los polígonos entre calles, canales y puentes se levantan las casas, edificios, parques, zonas verdes, que le dan a la ciudad un ambiente abierto, atractivo y alegre como sus habitantes.

El sistema de transporte público combinado de metro, trenes, tranvías, buses, un limitado volumen de carros, unas pocos motos y miles de bicicletas —800.000—movilizan a la población ordenada y tranquilamente.

Si se visita a Ámsterdam y va de Armenia, surge una pregunta ¿por qué en un territorio de condiciones tan complejas y adversas, fue posible convertirla en una ciudad tan bella y ordenada? ¿Qué nos pasa a los colombianos que encontramos tantas dificultades para el ordenamiento planificado de las ciudades? ¿Por qué una ciudad de 300.000 habitantes como Armenia tiene un parque automotor de carros y motocicletas que cada vez hacen más difícil el tránsito por la ciudad?

En Holanda se cierran las prisiones porque cada año disminuye el delito, en Colombia los pabellones y las celdas de privilegio no alcanzan para los delincuentes de cuello blanco que sustraen a diario millones y millones de recursos públicos, y se disputan los poderes del territorio para continuar apropiándose del presupuesto, factor que se conjuga con grupos empresariales y gremiales que ven la ciudad como un recurso para multiplicar su rentabilidad y gobernantes enajenados por la lógica determinista del inversionismo de mediados del siglo XX, que sobredimensionan el capital privado feriando el territorio al mejor postor en aras de un crecimiento que está a punto de reventar el planeta; la Amazonía es el más claro ejemplo. 

Debemos aprender de esta experiencia y en este periodo electoral que elige autoridades territoriales podríamos aprovecharlo para dar un paso en la dirección correcta. Los electores no debieran de apoyar a ningún candidato o candidata que tenga de aliado o que esté apoyado por grupos o personajes que hayan estado involucrados en algún momento con la corrupción, el clientelismo, la promesa, el engaño y la política como negocio; si tenemos el sueño de lograr una ciudad con una economía humana, pensada con los paradigmas ambientales modernos y adaptada al cambio climático.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net