Domingo, 18 Nov,2018

Opinión / MAR 30 2016

En defensa de Héctor Elías Leal

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Convencido defensor del derecho de los docentes quindianos a recibir atenciones médicas oportunas y eficientes, Héctor Elías Leal Arango –abogado y licenciado en promoción de la comunidad–, además de ser secretario de seguridad social del Suteq es la cabeza de la veeduría que los profesores le hacen a la gestión de Cosmitet. 

El diligente trabajo de Leal Arango tiene el impresionante récord de haber interpuesto 1.700 quejas por mala prestación de servicio de salud. 

El grueso de los reclamos obedece a dos factores: retraso en la entrega de los medicamentos y la falta de prontitud en la asignación de citas con especialistas.

El título de un artículo de la periodista Gala Peña resume con elocuencia los argumentos de Leal Arango y de los maestros que lo acompañan en su lucha: “Cosmitet Ltda, la empresa que amenaza la salud de los maestros del occidente del país”.

La participación activa y responsable de la sociedad civil en los asuntos públicos es uno los caminos para construir una democracia que no se restinga al papel o al discurso electoral.

La valentía civil de Héctor Elías Leal Arango merece palmas y apoyo, sobre todo ahora que es víctima de persecución judicial, de amenazas a su integridad y ataques a su honra.

Embestir al crítico, condenar a la hoguera a quien se atreve a señalar los atropellos es una maña nociva que los ciudadanos ni por todo el oro del mundo podemos tolerar.

Por ese motivo no dudo en pedirle a Carlos Mario Álvarez las respuestas a unas cuantas dudas: ¿por qué el señor Fernando Vivas Grisales, secretario de Salud de Armenia, le dejó un mensaje intimidatorio a Héctor Elías Leal Arango en el buzón de su celular? ¿No es condenable que un miembro del gabinete municipal en lugar de respetar al adversario ideológico lo insulte y vilipendie? ¿Ese es el talente de su gobierno?  

Señor alcalde, si tiene alguna duda, cite en su despacho a la veeduría del Suteq y ellos con gusto le dejaran escuchar el mensaje de voz como me permitieron a mí oírlo.

La salud de un sistema político se puede medir en el trato que las autoridades le dan a los inconformes: ni zalemas ni garrote.

El respeto al oponente en las lides políticas es una norma de cortesía y señal inequívoca de madurez humana e intelectual.

Ojalá el alcalde de Armenia valide en la práctica los pergaminos humanistas que ganó en la academia. De lo contrario dejará entre signos de interrogación su mandato y su título de filósofo. 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net