Martes, 15 Oct,2019
Opinión / FEB 06 2018

En manos del Eln

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La cosa no es tan sencilla como la pintaré a continuación, pero tampoco tan compleja como para contratar una encuesta.

El próximo presidente de la República será elegido según la capacidad que tenga la guerrilla del Eln para interpretar el momento político por el que atraviesa Colombia. Se equivocan los candidatos que piensan que el problema de la guerra ya no será definitorio en estas elecciones presidenciales. Prolongamos la guerra o construimos la paz: ese es el núcleo de la discusión. Si el Eln concluye que vale la pena insistir en el alzamiento en armas contra el Estado, ¡nos jodimos!, gana Vargas Lleras o Duque o Marta Lucía, seguimos en guerra. Si, contrario a lo anterior, los elenos entienden que la idiosincrasia de los colombianos es distinta a la de los cubanos, que este pueblo jamás pidió una guerrilla que lo librara de sus opresores, que por lo mismo ni Farc ni M-19 ni Epl ni ellos encontraron el respaldo popular suficiente para tomar el poder por la vía de las armas, habrá chance de erigir, por fin, una Colombia en paz. La figura del señor De la Calle a la presidencia no entusiasma.Es un hombre de derecha, neoliberal y defensor del statu quo, pero cree que dialogando, acordando y cumpliendo se puede poner fin a la guerra, por ello no hay otro más idóneo que él para conducir el país en este punto de la historia. Centro e izquierda no tienen mucho para ofrecer: tanto Fajardo como Petro padecen delirios de emperador. Ambos se sobrestiman, se consideran imprescindibles, son megalómanos, globitos electorales. Por el lado de la ultraderecha, la sola idea de Vargas Lleras presidente produce pánico: si se atrevió a pegarle un coscorrón con apenas dos dedos a uno de sus escoltas, ¡qué no hará con todos nosotros de llegar a tener las tres ramas del poder público a su disposición! No se puede olvidar que de las 5´500.000. firmas que con bombos y platillos presentó a la Registraduría para avalar su candidatura, 2´752. 287. resultaron falsas. Para nadie es secreto que su campaña es impulsada en las regiones por gamonales políticos clientelistas y corruptos. La lista de su partido al Senado la encabeza Rodrigo Lara, un muchachito grosero y antipático, un patancito que no le ha dado el primer golpe al mundo, un gallinazo político que se alimenta del cadáver de su padre. Quedan Duque y Marta Lucía, dos personajes cuyas convicciones derivan de fanatismos políticos y religiosos, no del pensamiento o la razón. En el país en que alias Popeye se convirtió en figura pública, los dos tienen opciones de llegar a la presidencia. La paz queda en sus manos, señores del Eln, es tiempo de declarar el cese al fuego unilateral ¡ya!

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net