Lunes, 25 Mar,2019
Opinión / DIC 05 2018

¿En qué va lo de los malos olores?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Si se trata de los que despiden materias descompuestas, seguimos mal y lo peor es que vienen las vacaciones de diciembre sin que ninguna autoridad ambiental haya respondido a las inquietudes de miles de ciudadanos habitantes de condominios existentes entre el sector de El Caimo hasta La Tebaida y de la estación de Policía de murillo en territorio de Armenia hasta el mismo municipio.

Los avicultores de la región representados en su organización gremial han puesto el grito en el cielo, pues consideran que la industria avícola es una de las más perseguidas del país, sino la más exigida por las autoridades medioambientales. Dicen estar cumpliendo con todas las disposiciones y aseguran que no es cierto que crean en ‘el todo vale’ y mucho menos que existan razones para despertar sospecha alguna sobre actuaciones de agremiados.

 Una buena información en un país en el que todos los días pasan cosas horripilantes. Digamos como se decía por allá en tiempos de la mitad del siglo pasado, que a la gente hay que creerle. Diría algo adicional, que si se trata de personas honorables, pues hay que creerles aún más. Sin embargo, como los olores desagradables persisten e indefinidamente se mantienen con los mismos efectos de desagrado, entonces, lo lógico es que las autoridades especializadas se pronuncien. 

Que las oficinas de planeación tanto de Armenia como del municipio de La Tebaida, lo hagan y que la CRQ ahora que da muestras de estar salvada de mayores peligros, diga cómo es el asunto. Que las secretarías de salud del departamento como las de los municipios mencionados, respondan a las inquietudes de los ciudadanos que merecen ser escuchados. No hay nada más desagradable que sentarse a la mesa del comedor y verse rodeado de decenas de moscas, de moscones de enorme tamaño en algunas ocasiones. Eso es desastroso y lesiona el ánimo y el ambiente.

Que no se hagan más ‘las moscas muertas’ y que tampoco crean que la población es capaz de aguantar los malos olores que ultrajan cuando no se dan respuestas adecuadas. Por eso ahora mismo se tiene en manos de los ciudadanos un documento revelador de la situación.

Pongámonos mosca y juguémonosla todos por estimular un mejor ambiente en medio de tanta dicha porque Armenia tiene menos desempleo, el departamento es más competitivo y aparece en un buen puesto como región transparente, cosa que no se veía desde hace mucho tiempo en el Quindío. Todas estas son condiciones para vivir mejor, sirven para estar gozando de un ambiente con menos zozobra. Que nos saquen las moscas y los moscones de donde quiera que estén y que destierren los malos olores; es que no los queremos olfatear más y creemos tener derecho a exigir mejores condiciones ambientales.


Twitter: @jorgelieceroroz

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net