Viernes, 24 May,2019
Opinión / MAR 12 2019

Fumigación y consumo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La audiencia pública convocada por la Honorable Corte Constitucional, en torno a la fumigación de narcocultivos con el herbicida glifosato, reunió un importante número de expositores y un variado menú de posiciones sobre el tema, desde la sustitución de cultivos que apoye a los campesinos y evite la repetición de las siembras de la planta de coca, la curiosa afirmación del fiscal Martínez de que el herbicida preserva la vida, hasta la posición del gobierno que pide no limitar las herramientas y modularlas, de tal manera que “se pueden usar de una forma adecuada, sin afectar la salud, el medio ambiente, la legalidad y las comunicaciones” en palabras del presidente Duque.

La audiencia es el resultado del estudio en sede Corte Constitucional, de una tutela presentada por un personero del Chocó quien habló de los efectos del químico sobre la población, amén del secular abandono del Estado a las regiones donde la forma más expedita de subsistencia de los campesinos pobres, es la siembra de coca.

En mi sentir, el consumo impresionante en Estados Unidos y, en menor escala, en otros países incluyendo el mercado interno que ha crecido, permite la bonanza de la producción y el mercadeo, cuyo hilo más delgado en esa industria son los cultivadores de las zonas más abandonadas; y como se observó en el foro de la Corte, seguimos pensando en atacar el flagelo con un herbicida, con resultados poco plausibles en relación con la distribución en las grandes capitales del orbe.

Entre los expositores, el exministro de Salud Alejandro Gaviria, ejecutivo brillante, señaló, entre otras cosas: “el glifosato tiene un efecto adverso sobre la salud, puede ocasionar cáncer, aumenta la mortalidad infantil, causa problemas dermatológicos y respiratorios y puede interferir en el desarrollo embrionario”; y esto no lo dice un inexperto, precisamente.

En el asunto particular del aumento de los sembrados de coca, bien se amerita esta discusión, pero el Estado en su conjunto debe evaluar la macropolítica en torno a las drogas, que ha convertido a Colombia en una especie de paria universal, porque seguimos dando palos de ciego, mientras el aliado natural, Estados Unidos, exige mucho pero no persigue más drásticamente el brutal consumo interno.

Un daño inmenso a los pobres campesinos, a los jóvenes de todos los rincones y un tráfico incontrolable y seguro, por el aumento del consumo: exige con urgencia una nueva estrategia.

La mujer y sus derechos

Hablar con sublime amor por las damas, exige hablar de sus derechos a la equidad salarial, a la igualdad de género, a las oportunidades; y a la no repetición del maltrato a que son sometidas.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net