Lunes, 12 Nov,2018

Opinión / JUL 19 2018

Fútbol contra ciencia

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Uno de los fotógrafos que cubría la cumbre salió de la sala con la cámara en su mano. Los gritos de otros espectadores lo guiaron hasta la recepción donde varios franceses aplaudían. Eran las 9:40 a. m. del 10 de julio y el televisor repetía la imagen del cabezazo de Varane para convertir el primer gol de Francia contra Uruguay, inicial partido de los cuartos de final del mundial Rusia 2018.

Sabía que en París y en el mundo pocos televidentes estaban mirando la reunión de delegados de la mayoría de países para crear el Consejo Científico Internacional. Mientras la cumbre seguía su curso, sin mayor cubrimiento, miles de millones de espectadores en estadios, plazas, bares, restaurantes, hoteles y hogares veían con atención el desarrollo del partido. Aquel fotógrafo francés miró su reloj y salió de nuevo. Eran las 11:20 a. m. y vio que el partido terminó con triunfo de Francia 2 a 0 con segundo gol de Griezmann.

El Consejo Científico Internacional busca articular las diferentes asociaciones del mundo para impulsar la investigación, establecer mecanismos de comunicar el conocimiento y hacer de la ciencia una práctica libre. Espera convertirse en la organización científica más grande del mundo. En principio integra dos consejos reconocidos. El Consejo para la Ciencia, fundado en 1931, con la misión de “identificar y dirigir temas importantes para la ciencia y la sociedad, movilizando recursos y conocimientos de la comunidad científica para promover la participación de todos los científicos”. En el 2012 lo componían 31 uniones científicas internacionales y 120 sociedades científicas de 140 países.

El Consejo de las Ciencias Sociales, fundado en 1952, con el objetivo de “desarrollar las ciencias sociales y su aplicación a los grandes problemas contemporáneos a través de la cooperación entre científicos sociales y las organizaciones de las ciencias sociales a nivel regional e internacional”. https://es.wilkipedia.org

Aquel nuevo consejo congrega 40 asociaciones científicas internacionales y 140 organizaciones nacionales y regionales. Espera atender, entre otros, los problemas del cambio climático y la pobreza para lo cual convoca a los países en desarrollo quienes son actualmente minoría.

Francia tiene destacados antecedentes. El más importante es el Centro Nacional para la Investigación, que ocupa el noveno lugar en el mundo y primero en Europa. Con 32.000 empleados permanentes y 6.000 temporales trabaja todas las áreas científicas por medio de 10 institutos.

En Colombia existe, desde 1970, la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia, Acac. La conformamos 1.300 asociados con la misión de “contribuir al fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación creando conciencia pública de su importancia y desarrollando estrategias para beneficio de la sociedad.” https://acac.org.co

La Acac está organizando un próximo encuentro. Si coincide con la final del fútbol nacional seguramente la inmensa mayoría de colombianos estarán pendientes del televisor para celebrar con el ganador, antes que conocer los resultados de la próxima XXII Convención Científica Nacional. Por algo el fútbol se considera como el mayor espectáculo del mundo. La ciencia aplaude.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net