Sabado, 18 Ago,2018

Editorial / AGO 10 2018

Gobernador... ¡Ya!

Armenia debe resolver esta interinidad, y con un alcalde o alcaldesa en propiedad es más fácil que los apoyos de la misma gobernación y ahora del nuevo gobierno nacional alcancen a surtir efecto en este tiempo restante del mandato en Armenia.

Gobernador... ¡Ya!

No puede ser que todavía el mandatario de los quindianos tenga dudas sobre la terna que le envió el partido Liberal. No puede ser que se vaya a pasar el gobierno y el tiempo de decisiones con exceso de consultas que además de poner al desnudo la inseguridad para decidir, pone de manifiesto la poca fe en lo que podrían significar unas personas dispuestas a asegurar el cierre del gobierno de Armenia. 

Hay tres perfiles decentes y diferentes, obvio no perfectos, que en la semántica política del liberalismo pueden tener definiciones distintas pero que al fin y al cabo pasaron los filtros del propio partido Liberal, su comisión ética y el cedazo de las unidades jurídicas y de ética y disciplina del ministerio del Interior. 

Han sido tres hojas de vida, que independiente de si son o no del gusto de las mayorías, son la apuesta del partido Liberal, que según la ley colombiana tiene el derecho de presentar tres nombres para garantizar el reemplazo que termine y haga cumplir el plan de desarrollo que señala la misma norma. Hay tres opciones y con ellas, tres oportunidades con experiencias distintas pero todas válidas. Tres perfiles con autoridad para asumir el liderazgo que demanda la coyuntura y que marca de manera urgente el cumplimiento del derrotero y la hoja de ruta del gobierno.

No se entiende por qué el señor gobernador, tarda tanto en tomar decisiones y más cuando el tiempo de las consultas ya quedó superado. No reconocer al menos a una de estas tres personas, es enterrar las opciones de que unos líderes de la ciudad tengan la oportunidad de asumir un encargo histórico que le permitiría a Armenia definir una agenda inmediata para sobreponerse al nudo de crisis propio de la valorización y otros factores que han alterado la gobernabilidad de la capital del Quindío.

¡Ya está bien! Para tener dudas también el tiempo pasó. Sea cual sea la decisión, el jefe de gobierno del Quindío debe actuar, decidir y evitar que la dilación marque una sombra de cálculos que no corresponde ni a su investidura, ni al encargo que le hicieron los quindianos para que tomara decisiones todo el tiempo sin las trampas de la vacilación y el limbo de la incertidumbre. La capital del departamento debe resolver esta interinidad, y con un alcalde o alcaldesa en propiedad es más fácil que los apoyos de la misma gobernación y ahora del nuevo gobierno nacional, alcancen a surtir efecto en este tiempo restante del mandato en Armenia.

¿Sino es uno de estos tres perfiles, entonces cuál? Ya los gremios se cansaron de presentar ideas y postular perfiles frente a la crisis. Los indignados pareciera que tiraron la toalla en espera de ‘sabias’ decisiones y la ciudadanía espera que haya un gobernante en firme para que tome en propiedad la agenda de la ciudad. Es Armenia y no utopía la que debe atenderse en esta coyuntura. No es Tomás Moro el que decide, es Carlos Eduardo Osorio Buriticá. Si tiene dudas o aún prevalecen sombras de pecado sobre los ternados, un acto supremo de misericordia podría iluminar una decisión que no da más espera. Los integrantes de la terna, son humanos y en su ADN de virtudes y defectos, un buen equipo de trabajo y la vigilancia cívica, gremial, periodística y del concejo debe hacer que las cosas funcionen. 

¡Confiemos en Dios!

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net