Lunes, 23 Sep,2019
Opinión / JUN 27 2019

Gobierno imperturbable II

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Quien está detrás del poder es la gran verdad que se debe comunicar, para que desde el entendimiento de esta verdad los ciudadanos podamos participar del rechazo a ciertas multinacionales, a ciertos emporios y a ciertas maquinarias del poder político y económico, con la conformación de un gran movimiento social que haga respetar lo que nos queda del verde de nuestro territorio.

En Colombia la amenaza latente que el poder de los innombrables y los ejecutivos de las multinacionales ejercen en contra de nuestros recursos naturales, parece no perturbar a nuestro presidente ni a nuestros ministros y tampoco a la gran mayoría de nuestros congresistas. Nuestros gobernantes parecen no entender que las decisiones y el devastador poder que imparten estos gamonales desde la comodidad de sus suntuosas oficinas de desviar ríos, contaminar las aguas, erosionar la tierra, enfermar a la humanidad y asesinar a los líderes sociales que se resisten a la depredación de sus territorios; nos afectan a todos por igual. 

El presidente no gobierna, quienes realmente están gobernando, son los poderes gamonales y sus financiadores, los del billete, la ambición, y el anhelo de conservación de un modo de vida de opulencia que los acaudalados del mundo no quieren soltar, y que para retenerlo destruyen la vida en todas sus manifestaciones, asesinan esperanzas, limitan sueños y desgastan el planeta.

Son estrambóticas las cifras del poder, los miles de millones en contratos, transacciones, prebendas, sobornos, lavado de activos, compras de acciones; son números que no salen de un mundo real, son cantidades que se nutren de la ilegalidad, del erario y de los recursos de la humanidad. El poder que enceguecen estos innombrables es el que gobierna, y los dirigentes, desde el presidente para abajo solo firman documentos de acuerdos económicos que entregan el futuro de las naciones para que personas externas a ellas siembren desolación, desempleo, contaminación y hambruna. 

Nuestro gobierno parece ser un David enfrentando a Goliat, pero con la gran diferencia de que nuestro David está muy cómodo y no tiene la más mínima intención de vencer en la contienda, a ese Goliat que a pasos agigantados nos lleva al caos social y económico causado por la desmedida corrupción de quienes lo llevaron al poder. 

Han conquistado el poder y pretenden seguir aferrados a él, para darse una vida suntuosa y de abundancia en cosas materiales, el poder para decidir en temas que afectan a países que ni conocen, el poder para decidir sobre la vida de los demás y tener el mundo en sus manos y destruirlo mientras construyen su mundo de opulencia material con los dineros públicos, a costa de nuestros recursos naturales, la degradación y la pobreza extrema de las mayorías.

¿Cuándo será ese día en que las mayorías podremos decidir la suerte de nuestras vidas, de nuestro territorio y de la vida del planeta?


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net